Los submarinos del proyecto 636.3 se convertirán en un modelo de transición en el proceso de creación de unas naves completamente nuevas para la Flota de Guerra de Rusia, declaró el ingeniero jefe de la oficina de construcción 'Rubin', Ígor Molchanov, durante la ceremonia de presentación del tercer casco del submarino de este proyecto.

"Los grandes submarinos diésel de la serie 636 no tienen equivalente en el mundo. Han reunido lo mejor de nuestros otros proyectos y tienen características tactico-técnicas mejoradas, unos indicadores de ocultamiento únicos. En realidad se trata de un paso más hacia la creación de unos submarinos radicalmente nuevos que 'Rubin' tiene intención de desarrollar para la Flota de Guerra nacional", comunica Interfax citando a Molchanov.

Molchanov considera que los nuevos submarinos rusos por sus características tactico-técnicas serán capaces de superar considerablemente a naves equivalentes de cualquier enemigo potencial.

La ceremonia de presentación del submarino del proyecto 636.3 'Stari Oskol' tuvo lugar el 17 de agosto.

'Stari Oskol' es la tercera serie de submarinos diésel-eléctricos que se construyen en la Empresa Pública Astilleros Admiralteiskie. La primera submarino se montó en agosto de 2010 y la segundo en noviembre del año pasado.

Los submarinos del proyecto disponen del sistema de navegación inercial más moderno, que cuenta con un sistema de comunicaciones automatizado.

La velocidad submarina de navegación del barco es de 20 nudos, la profundidad límite de inmersión es de 300 metros y la autonomía de navegación es de 45 días. Lleva una tripulación de 52 marineros, un desplazamiento de agua de 4000 toneladas.

Artículo publicado originalmente en Vzgliad.