En los próximos días, un juez español decidirá si será o no extraditado. La situación es especialmente compleja, dado que previamente Finlandia había reconocido a Siláev como refugiado político y está dispuesta a confirmar este estatus ante un tribunal.

La noticia de que el 21 de agosto arrestaron en un hotel de Granada 'a un ruso de 27 años' que se encontraba en busca y captura internacional apareció en la página web de la Policía Nacional de España el pasado día 22.

“Lo buscan por actividades relacionadas con la posesión de armas y explosivos en Rusia”, anunciaba la noticia. Sin embargo, en la orden de arresto a la que ha tenido acceso Kommersant aparece otra razón: “Alteración del orden público como miembro de un grupo organizado con uso de armas en la ciudad de Jimki en el año 2010”.

Según han informado algunos activistas de Antifa, se trata del músico de punk Piotr Siláev. Recordamos que el 28 de julio del 2010, más de 400 antifascistas y anarquistas llevaron a cabo en Jimki una acción no autorizada contra la deforestación del bosque para construir la autovía Moscú - San Petersburgo.

Los manifestantes lanzaron bombas de humo contra el ayuntamiento de la ciudad y rompieron varios cristales. Al día siguiente fueron arrestados Maxim Solópov, activista de Antifa y el corresponsal de la agencia 'Acción colectiva' Alexéi Gaskárov. Varias personas más fueron declaradas en busca y captura internacional, entre otros, Piotr Siláev y Denís Solópov, hermano de Maxim Solópov.

Posteriormente, Alexéi Gaskárov fue absuelto. El juez declaró que se encontraba en Jimki haciendo su labor de periodista. Maxim Solópov fue condenado a dos años de libertad condicional. Su hermano Denis Solópov huyó a Ucrania, donde fue arrestado. Después, los Países Bajos concedieron asilo a Solópov y ahora vive allí.

Por su parte, Piotr Siláev huyó a Europa. Escribía sobre sus vivencias en un diario publicado en la página web Openspace.ru.  Además, Siláev fue galardonado con el premio 'Andréi Béli' por su libro 'Éxodo', publicado en Rusia y, más adelante, en varios países europeos. Finalmente, en abril de este  2012 Finlandia le concedió asilo político. Le hicieron también documentos con otro nombre “con el fin de protegerlo de una persecución injustificada”.

Sin embargo, al parecer, los cuerpos de seguridad rusos no comunicaron a la Interpol el cambio de estatus de los participantes del 'caso Jimki'. La orden de la policía española, que hace referencia a la Interpol, afirma que, además de Siláev, siguen en busca y captura internacional tanto Alexéi Gaskárov como los hermanos Solópov.

En la oficina central de Interpol en Rusia no nos han sabido explicar por qué el departamento ha decretado la orden de busca y captura de Gaskárov, que ya fue absuelto por un juez, y de Maxim Solópov, que ya ha cumplido su condena. La policía ha exigido a los periodistas hacer una petición por la vía oficial.

Además, en la lista de delincuentes buscados por la Interpol que aparece en su página web no hay ni un acusado por el 'caso Jimki'. “Si no encuentra a alguien en la lista de buscados de nuestra página, o bien esa persona no está en la lista, o el país que ha decretado la orden de búsqueda ha decidido mantener esta información en secreto”, informan en el cuartel general de la Interpol.

Mientras tanto, la Audiencia Nacional de España ya ha comenzado a investigar el caso de la extradición de Siláev. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Finlandia ha declarado que se ha incluido en el proceso al servicio consular.

Según nos ha informado un compañero de lucha de Siláev, “el cónsul finlandés en España nos ha comunicado que ya ha aportado a los letrados todos los documentos necesarios para demostrar que Piotr está perseguido en su país por motivos políticos. Finlandia está decidida a impedir la deportación del refugiado”. 

Artículo publicado originalmente en Kommersant.