El Ministerio de Recursos Naturales y Ecología planea conceder a las empresas extranjeras el derecho a explotar los yacimientos estratégicos de oro, diamantes y platino que ellos mismos exploren. El Ministerio, al igual que los distintos agentes en el mercado, cree que esta medida se convertirá en un buen estímulo para el desarrollo de la investigación geológica en Rusia.

El Ministerio de Recursos Naturales y Ecología ha preparado las enmiendas a la ley 'Del subsuelo', que garantizarán a las empresas que exploran los yacimientos y que cuentan con la participación de inversores extranjeros que tras descubrir reservas estratégicas de oro, diamantes y platino no se les deniegue la licencia para explotarlos.

La legislación vigente establece que si el 'extranjero' hizo trabajos de prospección en un yacimiento de importancia estratégica “en caso que surjan amenazas para la defensa del país y la seguridad del Estado” el gobierno de Rusia puede prohibir que se dedique a la explotación de recursos, según las notas aclaratorias al proyecto de ley.

Ahora el Ministerio propone no aplicar esta norma en relación a los yacimientos de oro, diamantes y metales del grupo del platino. La principal razón que el Ministerio aduce para anular la ley vigente es que actualmente los inversores tienen poco interés económico en invertir medios en la investigación geológica.

A consecuencia de la normativa actual “volúmenes sustanciosos de inversiones se redistribuyen entre estados que tienen una legislación sobre inversiones más atractiva”, destacan en el Ministerio de Recursos Naturales.

La situación se complica porque se están agotando las reservas del fondo de los llamados 'yacimientos fáciles de descubrir', y los proyectos relacionados con los minerales de alta ley rápidamente se van retirando de la explotación, añaden en el Ministerio.

Según se desprende de la nota explicativa, el proyecto de ley se ha elaborado en base a las conclusiones de la reunión de junio encabezada por el viceprimer ministro, Arkadi Dvorkovich.

Además, hace tiempo que se discute este problema. Los productores rusos de oro tienen pocos recursos para poder dedicarse a descubrir nuevos yacimientos, y la legislación actual frena seriamente la participación de empresas extranjeras en las tareas de prospección, anunció el jefe de la empresa Polymetal, Vitali Nesis, en la conferencia Minex del año 2010.

Entonces Polymetal ya envió una carta al gobierno planteando el problema y con propuestas para encontrar una solución. Vitali Nesis propuso garantizar a los inversores el derecho a poder convertir las licencias para la exploración geológica en permisos y que ellos mismos pudieran establecer para qué área del subsuelo necesitan la licencia. Entre otras cosas se propuso establecer otro criterio para considerar los yacimientos estratégicos: elevar el listón de las 50 toneladas de oro actuales hasta las 250.

Al cabo de casi dos años, el Ministerio de Recursos Naturales envió al gobierno sus sugerencias con las modificaciones pertinentes en la legislación.
Las compañías extractoras de oro extranjeras que trabajan en Rusia celebran la decisión del Ministerio. “Cualquier paso enfocado a reforzar los derechos de las empresas en la zona que están explorando facilita el desarrollo del sector, conduce al descubrimiento y explotación de nuevos yacimientos, es decir, conlleva nuevas inversiones y la creación de puestos de empleo”, comentaron en la representación rusa de la empresa británica Highland Gold.

De acuerdo con las principales prácticas mundiales, es un derecho inherente a la empresa que ha conseguido la licencia para la exploración de un yacimiento, poder administrarlo según su criterio, comenta el representante en Rusia de la empresa canadiense Kinross, Lu Naumovski. Este tipo de medidas, en primer lugar atraerán nuevos inversores a Rusia, y además harán regresar las empresas de exploración geológica extranjeras que abandonaron el país por culpa de la legislación, comentó.

A pesar de que las grandes empresas líderes que se dedican a la extracción del oro en Rusia están registradas en el extranjero, el cambio de legislación no les va a influir”, considera Oleg Petropavlovski de BKS. “Siempre pueden eludir la legislación, registrando los yacimientos a una filial rusa”, aclara el analista. Pero para las empresas extranjeras, especializadas en la investigación geológica, la nueva legislación sí que puede ser un buen impulso para decidirse a trabajar en Rusia, añade.

Publicado originalmente en RBC Daily