Si el precio del petróleo cae hasta los 60 dólares por barril, la subida del dólar hasta los 46 rublos es un escenario muy probable. Tal pronóstico es uno de los posibles escenarios para la economía rusa en caso del agravamiento de la crisis en la eurozona, según viene elaborado en el informe del Ministerio del Desarrollo Económico y Comercio ruso. Se cree que el dólar subirá hasta los 45,9 rublos y que Rusia perderá el 31% de sus ingresos de las exportaciones del petróleo. 

Según la peor de las previsiones, la crisis de la deuda soberana europea se intensificará. Este escenario supone el riesgo de impagos de países y bancos, así como estancamiento económico en la eurozona. En este caso, el PIB de Rusia en el año 2013 se reduciría en más de un 2%, mientras que su déficit presupuestario superaría el  billón de rublos.

El escenario alternativo, más 'blando', también supone un empeoramiento de la crisis de la deuda en los países de la eurozona. Sin embargo, el crecimiento económico en la región remontaría pronto. Además, el precio del petróleo caería hasta los 80 dólares por barril y la tasa de cambio con la moneda estadounidense alcanzaría los 37 rublos. Por consiguiente, los ingresos presupuestarios de Rusia se reducirían en unos 300 millones respecto al índice esperado.

Finalmente, hay un escenario 'optimista'. Según este, la crisis de la eurozona irá amainando y en el año 2013 su crecimiento económico se reanudará. Entonces, el ritmo del desarrollo económico de Rusia sería de un 5%.

“El peor escenario es bastante factible”, opina Vladímir Braguin, director del departamento de análisis de los mercados financieros y macroeconomía de la compañía gestora 'Alfa-Kapital'.

“La bajada del precio del petróleo hasta los 60 dólares el barril acarrea una alta probabilidad de debilitamiento del rublo. Por supuesto, no hasta alcanzar la tasa de 46 rublos por dólar, pero sí podría llegar fácilmente a 40 rublos por dólar.

Si la crisis continúa, veremos, en efecto, descender el precio del petróleo. Creo que es algo inevitable por la sencilla razón de la desaceleración de la economía global. En lo tocante al rublo, no hay muchas opciones: lo más probable es que lleguemos a ver una fuerte devaluación de la moneda rusa”, comentó Braguin. Y añadió: “Considero este escenario como muy plausible y me alegra que nuestro gobierno lo esté teniendo en cuenta ahora, porque así al menos sabe qué se puede esperar. En la situación actual, este 'saber' es de gran valor.” 

Por el contrario, el miembro del consejo de grupo financiero BCS, Emil Yusúpov, opina que el más negativo de los escenarios es muy poco probable. “Si hablamos del año 2013 semejante desenlace no es muy factible, pues ya hemos visto un cuadro parecido en el año 2008. Entonces, el precio del barril de petróleo bajó significativamente, llegando a rondar el mismo rango de precios que se espera ahora. Sin embargo, el rango de precio del dólar oscilaba alrededor de los 35-36 rublos.”

Lea más

Crisis en Europa

“En este momento, el crudo muestra cierta tendencia al alza, pues se está aproximando la temporada de calefacción y no sólo en Rusia, sino también en Europa y Estados Unidos. Pero esta tendencia está influenciada también por la creciente inestabilidad en Oriente Medio, donde están los mayores exportadores de petróleo.”

En el ministerio de Desarrollo Económico también creen que el debilitamiento del rublo incrementará la inflación, lo cual tendrá un impacto positivo sobre los parámetros nominales del presupuesto del país.

Artículo publicado originalmente en Kommersant