Después de la agresión georgiana en agosto de 2008, Rusia destinó a la restauración de Osetia del Sur, miles de millones de rublos. Las cifras variaron. Así, ya en el 2010 el vice primer ministro Igor Shuválov dijo que Rusia había destinado al presupuesto de la República un total de cerca de 28 000 millones de rublos (unos 884 millones de dólares.). En 2011, Osetia del Sur en la esfera presupuestaria actual recibió de la Federación de Rusia 2 500 millones de rublos (79 millones de dólares), y para la realización del programa de inversión para contribuir a promover el desarrollo social y económico – 3 810 millones (120 millones de dólares.). El programa de inversiones para el año 2012 está previsto en 2 960 000 rublos, (93 millones de dólares.) - y para 2013, 1 650 000 rublos (52 millones de dólares.).

Al Gobierno de la República no le conviene contar con sus propias fuerzas para la restauración - los  ingresos del presupuesto de Osetia del Sur no son grandes. En 2008, sumaban solo 60 millones de rublos (cerca de dos millones de dólares).  En 2009 eran 139 millones (4 millones de dólares.), En 2010, 320 millones (10 millones de dólares), y en 2011 - 480,9 millones (15 millones de dólares).


Además, para el disgusto de los jóvenes Estados transcaucásicos,  un ´desfile de reconocimiento´, que debía haber tenido lugar después de agosto de 2008, se anuló. Mientras tanto, la independencia de Osetia del Sur, además de Rusia, la reconocieron otros cuatro estados miembros de la ONU: Nicaragua, Nauru, Venezuela y Tuvalu. A Abjasia la reconoció un estado más: Vanuatu.


Se negaron a reconocer la independencia de Osetia del Sur y Abjasia aliados de Rusia de la CEI y la OTSC (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva).

El subdirector del Centro para el Estudio de la antigua Unión Soviética de la Universidad Estatal de Moscú, Alexánder Karaváyev está seguro de que el fallo aquí es el "retrógrado conservadurismo" de los líderes de estos Estados.
"Hay un factor a tener en cuenta que es la cautela excesiva. De hecho, si Kazajistán y Bielorrusia hubieran dado este paso, no creo que hubieran recibido una fuerte respuesta de Washington. En este caso, simplemente decidieron sobreasegurarse por si acaso y quizás, utilizar este tema en el futuro para negociaciones con Moscú en cuanto a algunas cuestiones importantes y de fondo", dijo Karaváyev.

Mientras tanto, del hecho de que cuatro años después de la guerra de agosto, ya está formado el Estado de Osetia del Sur, no hay lugar a dudas, de eso está seguro el secretario de Estado, el vicecanciller de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia, Grigori Karasin.

"Hoy en día cuenta con todos los atributos necesarios para tener la condición de Estado, incluyendo el funcionamiento del poder legislativo, ejecutivo y judicial. El gobierno de Osetia del Sur controla su propio territorio, desarrolla la economía nacional y se preocupa por la cultura y la educación. También es importante que el país cuenta con una activa participación de partidos políticos que hemos podido observar durante las complicadas elecciones presidenciales a finales del año pasado.  En una palabra, se está formando una sociedad civil, activa y no indiferente "-. dijo.


Sin embargo, desde el punto de vista de la situación económica y el desarrollo socio-económico no se puede decir que Osetia del Sur sea un estado de pleno derecho, dicen los expertos.

"En primer lugar, el nivel en extremo depresivo de la región está empujando a Osetia del Sur hacia el espacio económico de Rusia. Esto significa dependencia de los préstamos rusos y del mercado de Rusia, incluido el mercado de trabajo. Lo más importante es que Osetia del Sur no tiene base suficiente para el desarrollo económico", considera Karaváyev.


Por lo tanto, concluyó, Osetia del Sur se encuentra en una situación en la que se puede vivir sólo a costa de una estrecha relación con cualquiera de los dos Estados, ya sea Georgia o Rusia.

"Nosotros al reconocerlo como un Estado independiente, les dejamos el derecho a recibir subvenciones, no en menor grado que un sujeto de la Federación de Rusia. Por supuesto, en términos legales, todo está organizado de forma diferente. Pero, sin embargo, esto es así, Osetia del Sur depende completamente de nosotros ", añadió el experto.

Cambiar la situación, según Karaváyev, solo se podrá cuando se arreglen las relaciones entre Georgia y Rusia. Entonces, Osetia del Sur podrá utilizar el potencial de tránsito para su desarrollo.


Sin embargo, hasta el ajuste de las relaciones entre Rusia y Georgia, entre las cuales hasta la fecha  no hay relaciones diplomáticas, todavía queda tiempo. Moscú, en la persona del expresidente de la Federación de Rusia, Dmitri Medvédev, decalró que estaba dispuesto a construir la interacción con cualquier otro líder de Georgia, excepto con Mijaíl Saakashvili.

En Georgia, por su parte, se aprobó la ley "Sobre territorios ocupados".  Así llama Tbilisi, a las antiguas autonomías del país, a Abjasia y a Osetia del Sur. Según la ley, la visita a estos países soberanos que Georgia sigue considerando regiones propias, sin aviso y permiso previo,Tbilisi lo considera una violación de la ley de Georgia y se castiga con una multa económica o con prisión de hasta cuatro años. Las autoridades georgianas han determinado que esta ley se cancelará automáticamente tan pronto como Rusia retire sus tropas de Abjasia y Osetia del Sur.

Tampoco contribuye al acercamiento entre Moscú y Tbilisi la falta de consenso en las discusiones de Ginebra sobre Transcaucasia, donde el principal escollo sigue siendo el problema de la firma del acuerdo sobre el no uso de la fuerza. Tbilisi no quiere firmar un acuerdo con Tsjinval y Sujum, considerando el conflicto entre Georgia y Rusia. Moscú, por su parte, insiste en la consolidación jurídica de las obligaciones de Georgia sobre la no agresión a Osetia del Sur y Abjasia.