El nuevo premio se adjudicará a las personas que hayan conseguido destacados logros en el campo de la física fundamental y en áreas relacionadas, informa el comunicado del Fondo Benéfico de Yuri Milner. Cada año la Fundamental Physics Prize Foundation, creada especialmente para gestionar este premio determinará los ganadores de dos categorías: los científicos consolidados  podrán optar a un premio dotado en tres millones de dólares y los jóvenes investigadores a tres premios de 100.000 dólares cada uno. El premio podrá ser repartido entre varios investigadores y también será posible que sea concedido a la misma persona más de una vez.

El propio Milner decidió quiénes serían los laureados del premio en 2012. En esta primera edición se trata de nueve científicos, tres de ellos originarios de Rusia. En el futuro habrá una comisión formada por los laureados anteriores, que será la encargada de otorgar el premio. La promoción de los candidatos se realizará de forma abierta a través de una web especial que empezará a funcionar próximamente. No se permitirá que el propio candidato se promueva a sí mismo. Según unos principios parecidos a estos se regía la Academia de Ciencias Soviética y las normas resistieron el paso del tiempo, explica Milner.

El premio, se financia a través de los fondos personales de Milner. “Tres millones de dólares al año es una suma asequible para mí”, asegura. El empresario no descarta que con el tiempo puedan aparecer otros donantes en la fundación. “Estoy convencido de que los mejores representantes de la física fundamental no tienen que ganar menos que, por ejemplo, los que trabajan en la bolsa”, cuenta Milner.

La principal diferencia entre el Premio Milner y el Nobel no es sólo su retribución, el año pasado el Nobel de Física estaba dotado con 1,1 millones de dólares. El Premio Nobel se concede sólo por los resultados que estén avalados por una confirmación experimental, que a veces hay que esperar durante decenas de años. Por su parte, Milner está convencido de que los descubrimientos de la física moderna merecen atención aunque todavía no estén confirmados a través de experimentos. No le asusta en absoluto que la evidencia experimental puede que no se halle nunca.

Los trabajos más brillantes en física fundamental impulsan a la ciencia hacia adelante, ya que incluso el resultado negativo puede enseñar mucho a los que trabajan en el área de las investigaciones fundamentales, explica. De acuerdo con las bases del premio, se prestará especial atención a los trabajos de los últimos años.

Está bien que los empresarios consolidados presten atención a las ciencias fundamentales, considera Nikolái Kudriavtsev, rector del Instituto físico técnico de Moscú. “Un gran premio para logros destacados en el campo de la física fundamental puede servir de motivación para centenares de miles de científicos”, concluyó. 

Artículo publicado originalmente en Védomosti.