Apoyábamos firmemente las iniciativas de Kofi Annan”, expresó Churkin.

 

De todos modos, el funcionario sostuvo que se sentía “animado” por el hecho de que ya se estuviera negociando la candidatura para reemplazar a Annan y se mostró esperanzado sobre la utilización de las semanas anteriores al final de su mandato de la manera “más eficientemente posible”.

 

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, aseveró en una declaración realizada el jueves que Annan había decidido no renovar su mandato cuando culminase, el próximo 31 de agosto.

 

Deseo expresar mi más profundo agradecimiento al señor Annan por las firmes y valientes iniciativas que llevó adelante como enviado especial conjunto ante Siria”, declaró Ban.

 

Annan fue designado enviado de las Naciones Unidas y de la Liga Árabe ante Siria en febrero y diseñó un plan de paz de seis puntos con el objetivo de poner fin al conflicto sirio.

 

Ban afirmó que Annan se merecía “nuestra profunda admiración por la forma desinteresada en la que puso sus formidables habilidades y su prestigio al servicio de una tarea tan difícil y potencialmente ingrata como esta”.

 

El titular de las Naciones Unidas comunicó que se encontraba en negociaciones acerca del sucesor de Annan con el Secretario General de la Liga Árabe, Nabil Elaraby.

 

Ban señaló que la “escalada de violencia en Siria continúa”, y que tanto el gobierno del presidente Bashar al-Assad como las fuerzas opositoras “siguen manifestando su decisión de confiar en una violencia en constante aumento”.

 

Asimismo, las continuas divisiones dentro del Consejo de Seguridad se presentan como un obstáculo en sí mismo para la diplomacia, lo cual torna el trabajo de cualquier mediador mucho más difícil”, agregó.

 

No obstante, Ban remarcó que las Naciones Unidas continúan comprometidas con “la búsqueda del final de la violencia a través de la diplomacia y de una solución encabezada por Siria, que satisfaga las legítimas aspiraciones democráticas de su pueblo”.

 

El conflicto, que comenzó en marzo de 2011, ya se ha cobrado más de 20.000 vidas, según afirman activistas sirios, y la comunidad internacional ha fracasado en el intento por convencer al Gobierno de Assad y a las fuerzas opositoras para que pongan fin a la lucha y den comienzo al diálogo.


Publicado originalmente en RIA Novosti.