Las autoridades españolas han enviado a Rusia a Yulia Yuferova, de 37 años de edad y con una orden de busca y captura por parte de la Federación de Rusia, por un caso de proxenetismo; así informó la sede del Ministerio del Interior en el Distrito Federal de Siberia. Según la policía, durante tres años, los miembros del grupo creado en Novosibirsk, trasladaron a grupos de jóvenes a España, donde eran obligadas a ejercer la prostitución.


Tal como se refleja en el sumario, en 2006 la policía de Madrid clausuró dicho burdel. Las mujeres, procedentes de Siberia, en su mayoría, explicaron que habían ejercido la prostitución bajo amenazas físicas y verbales. La presunta portera del prostíbulo, Yulia Yuferova, que en ese momento llevaba varios años viviendo en la capital española, fue detenida (más adelante, la Policía Local la puso en libertad bajo fianza). Mientras tanto, en Novosibirsk, el Tribunal dictó el arresto de sus cómplices, los hermanos Serguéi y Alexánder Loskov y Olga Krilova. Se les detuvo como implicados en una trama de prostitución.


Según el testimonio de las víctimas, las chicas habían respondido a anuncios donde se pedían camareras y bailarinas para restaurantes de España. Se les proporcionó un pasaporte internacional, un visado, y billetes para un viaje organizado hasta Francia. En la estación de Austerlitz París, separaron a las chicas en grupos y las trasladaron a un tren con dirección Madrid, donde volvieron a encontrarse. Una vez en España, les arrebataron los documentos y las forzaron a ejercer la prostitución, para amortizar la inversión en los costes de su desplazamiento (de 5.000 a 8.000 euros). Si se negaban a servir a los clientes, las amenazaban con asesinar a sus familiares en Rusia.


La causa penal contra los Loskov y Krilova fue remitida a los tribunales de Novosibirsk. De acuerdo con los datos recopilados enviaron al extranjero casi un centenar de chicas, de las cuales solo diez llegaron a ser interrogadas en los tribunales. Entre 2009 y 2010, el tribunal de Novosibirsk condenó a Serguéi y a Alexánder Loskov a cinco y tres años y medio de prisión, respectivamente, y a Krilova, a cuatro años. Algunos de ellos ya han sido puestos en libertad condicional.


El caso contra Yulia Yuferova fue identificado como un procedimiento aparte, y el Tribunal del Distrito Central de Novosibirsk dictaminó una orden de arresto internacional contra ella. La Fiscalía General ha preparado los documentos para la extradición de la rusa Yuferova. Mientras, durante este tiempo, Yuferova se casó con un ciudadano español y tuvo un hijo, pero sigue sin haber recibido el pasaporte español y su pasaporte ruso ya ha caducado.


Las autoridades policiales en España han decidido voluntariamente expulsar a la rusa del país. A su llegada al aeropuerto de Tolmachevo, en Novosibirsk, Yulia Yuferova fue detenida por la policía. El Departamento de Investigación del ministerio de Interior del Distrito Federal de Siberia se presentó como acusación, en virtud del artículo 240 del Código Penal. Yuferova no se declaró culpable y se negó a hacer otras declaraciones. Los investigadores creen que el caso pronto irá a los tribunales.


Artículo publicado originalmente en Kommersant.