Los incendios forestales del 2012 pueden llegar a ser peor que los incendios de hace dos años. A tal conclusión han llegado los especialistas de Greenpeace a partir de la situación en Siberia y en otras regiones afectadas por el fuego. Según datos del Servicio Forestal Estatal, la superficie afectada por los incendios de 2010 superó 1,2 millones de hectáreas. Las cifras oficiales de este año todavía no se han calculado, pero las estimaciones preliminares de finales de julio son bastante pesimistas.

“Con la ayuda de satélites hemos podido observar que la superficie de Siberia afectada por los incendios llega casi a las 3  millones hectáreas y en la actualidad se encuentran en llamas 500.000”, según las palabras del director del  programa de incendios de Greenpeace, Grigori Kuksin en el periódico 'Argument' i fakti'  .

Los organismos oficiales que intervienen en la lucha contra el fuego todavía no han calculado el total de los daños de los incendios, pero su evaluación de la situación actual es menos trágica. En sus informes diarios sobre la catástrofe, el Ministerio de Situaciones de Emergencia estima que la superficie en llamas asciende a 23.000 hectáreas, mientras que el Servicio Forestal Estatal la estima en 18.000.

Esta acentuada discrepancia en las cifras se ha convertido en un motivo de crítica al gobierno por parte de los defensores del medio ambiente y la oposición. Grigori Kuksin, de Greenpeace, ha acusado al ministerio de Situaciones de Emergencia de hacer que los técnicos de rescate enmascaren la verdadera magnitud del desastre. “Los organismos pertinentes, así como nosotros, utilizamos imágenes tomadas desde el espacio, pero ellos prefieren ocultar la realidad”, asegura el ecologista.

Sin embargo, todavía hay diferencia con los incendios de 2010. Hace dos años, el fuego se extendió por toda Rusia, incluida la parte europea del país. En la actualidad el fuego amenaza sobretodo a Siberia, lo que confirma el mapa interactivo de los incendios forestales al que hace referencia Greenpeace. Sin embargo, cuando un incendio no puede detenerse, la situación pasa a ser grave.

La peor situación tiene lugar en Siberia central. En las regiones de Tomsk y de Krasnoyarsk ha declarado estado de emergencia, de la misma manera que la República de Tiva. El 31 de julio de 2012 en la región se dieron 123 incendios forestales. Hasta el momento los bomberos no han podido cambiar significativamente la situación. El día anterior consiguieron sofocar 46, pero al mismo tiempo, en los bosques de Siberia se originaron 35 nuevos.  El humo de los incendios ha paralizado durante varios días  el transporte aéreo y se ha convertido en un peligro para las ciudades más grandes de Siberia. 

Para combatir el fuego se han unido los bomberos y trabajadores de rescate con el Ministerio de Defensa. En total, según el Ministerio de Situaciones de Emergencia para extinguir el fuego en Siberia atrayendo a 113.000 personas y 17.000 unidades técnicas, incluyendo 37 aviones y helicópteros. Además, directamente en el foco del incendio trabajan unas 7600 personas.

Los especialistas no pueden decir con certeza cuándo los técnicos de rescate, militares y voluntarios podrán sofocar los incendios. En particular, desde Greenpeace se muestran pesimistas. “En el momento en el que se tendría que haber hecho todo lo posible por acabar con los incendios, se ocultó su existencia. Aún siendo entonces el momento idóneo para declarar la situación de emergencia, usar las reservas y tener la situación bajo control”, cree Grigori Kuksin.

Sin embargo, en el Ministerio de Situaciones de Emergencia creen que los bomberos pueden impedir que se repita la catástrofe de hace dos años. Especialmente los técnicos de rescate dicen que, a pesar de la vasta zona afectada por el fuego, los asentamientos humanos e instalaciones industriales no corren peligro.

Para la redacción de este artículo se ha utilizado material de RIA Novosti , Lenta.ru revista Geo el periódico Argumenti i Fakti  y comunicados oficiales del Ministerio de Situaciones de Emergencia y el Servicio Forestal Estatal.

 Mapa interactivo de los incendios