Agregó que la orden de evacuar el tribunal fue dada después de que se recibió "una llamada telefónica anónima avisando de que había una bomba en el edificio".

La portavoz agregó que la audiencia se reanudará una vez que los artificieros comprueben que no hay ningún artefacto explosivo en la sede del tribunal.

Las acusadas, Nadezhda Tolokónnikova, Yekaterina Samutsévich y María Aliójina afrontan el cargo de gamberrismo motivado por odio religioso, delito que el artículo 213, punto "b" del código penal castiga hasta con siete años de cárcel.

El 21 de febrero de este año cinco integrantes de "Pussy Riot" irrumpieron encapuchadas en una zona restringida del altar del principal templo ortodoxo ruso.

Una vez allí, las mujeres se desprendieron de varias de sus prendas y comenzaron a tocar la guitarra eléctrica, a cantar y a bailar en ropa interior.

"Madre de Dios, echa a Putin", decía la canción, que en la que se acusaba al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril, de creer en el presidente de Rusia, y no en Dios.

Tres de las integrantes del grupo fueron detenidas: las otras dos participantes en la acción no pudieron ser identificadas.

Todas las acusadas, en prisión desde marzo, se declararon inocentes del delito que les imputa.

La Iglesia rusa pidió un severo castigo contra las tres mujeres, mientras Amnistía Internacional (AI), que considera a las acusadas "presas de conciencia", y cantantes como Sting, Peter Gabriel o Red Hot Chili Peppers han pedido su liberación.

"Se han atrevido a atacar los dos pilares del moderno orden establecido ruso: el Kremlin y la Iglesia Ortodoxa. Esto no es un delito penal. El juicio es claramente político", señaló AI en un comunicado.EFE