Las previsiones de comercio en las diferentes regiones del mundo dicen que el comercio dentro de la región asiática crecerá más rápido que el comercio entre estos países con la UE y los países de América. Esto es resultado de los procesos de integración regional intensiva. La región es líder en simplificación de los procedimientos de aduanas y reducción de los costes de administración de negocios. Y mientras Rusia estaba concentrada en su incorporación a la OMC, muchos países del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico eligieron su propio "mainstream" de acuerdos regionales sobre libre comercio. Desde mediados de los 90 en este entorno se han firmado más de 70 acuerdos sobre zonas de libre comercio, más de la mitad en los últimos años (China, 5 acuerdos firmados, 5 en proceso de firma, 8 en desarrollo, Japón 8 en vigor y etc,)

"La estrategia de transporte 2030 nos orienta al tránsito. Su contenido: basado en criterios de compatibilidad, competitividad y efectividad de los sistemas de transporte, son especialmente importantes para un mercado abierto. Si hablamos de atraer el tránsito hacia el Extremo Oriente el mejor sitio para comenzar es el sur de Primorie. Japón, Corea del Sur y China, comprueban periódicamente las posibilidades de tránsito de mercancías a través del Transiberiano y por las líneas regionales: MTK (Corredor de transporte internacional por las siglas en ruso) "Primorie-1", "Primorie-2" y otras líneas locales de transporte, el Transiberiano utilizado como un Corredor polivalente de transporte (MTK) es la ruta "Asia-Europa". Los corredores "Primorie-1" y "Primorie-2" no compiten, porque son corredores regionales que terminan en diferentes provincias de China. La "gracia" que aportan a la integración está en que junto con el transporte por mar pueden dar servicio al transporte de mercancías de los países de la región del Pacífico asiático. Por eso los tres corredores anteriormente indicados forman un espacio de transporte común, complementándose los unos a los otros" dijo Mijáil Jolosha, director del departamento de desarrollo del transporte de la empresa "DNIIMF" (FEMRI).

Hace algunos años la organización internacional "Iniciativa extendida de Tumangang" (RTI por sus siglas en ruso), que funcionaba con el apoyo del PNUD, llevó a cabo una encuesta entre expertos, representantes de gubernamentales y empresarios de los países de Asia nororiental, sobre un posible corredor de mercancías entre las provincias de Jilin y los países de Asia nororiental (incluida la parte sur de China)". Las valoraciones generales indican que el volumen de mercancías para 2030 serán de entre 90 y 100 millones de toneladas. Esto significa que sería necesario ampliar el puerto marítimo de la bahía de Troitsa, en Primorie. Podría convertirse en el más importante, no solo en Rusia, sino en toda Asia Nororiental. Solo con este tránsito de mercancías Rusia podría ganar miles de millones de dólares al año. Y en la región hay muchos "nudos" de desarrollo como este.

Lea más

APEC

El año pasado llegó la primera partida de contenedores al puerto marítimo de la bahía de Troitsa (Zarubino) en trenes provenientes de la limítrofe Hunchun (China). Desde ahí partieron para Japón en un barco de mercancías. La provincia china de Jilin, limítrofe con Primorie, ya dispone de esta posibilidad desde hace casi diez años. El transporte de mercancías desde el noreste de China hasta Japón lleva dos días. Hay planes para poner en funcionamiento una nueva línea, no solo de transporte de mercancías entre China y Japón, sino para el transporte de mercancías entre estos países y Europa a través del Transiberiano. Para optimizar el proyecto hace falta ampliar las posibilidades del transporte por carretera hasta Kraskino. Ahora mismo el volumen que admite es de 30 vehículos por carretera al día, pero hace que sea de hasta 200 camiones con contenedores. Es cierto que en otoño se construirá un moderno paso fronterizo en Kraskino, que eliminará este problema para el desarrollo de la línea de transporte "Hunchun-Zarubino-Niigata". Pero paralelamente hay que desarrollar las posibilidades del puerto, resolver la cuestión de la simplificación de procedimientos aduaneros.

La idea del desarrollo de un transporte combinado terrestre-marítimo entre Rusia, China y Japón ha sido recientemente apoyada por todos los participantes de la reunión consultiva de la RTI que tuvo lugar en febrero en Harbín. Por desgracia también en esta ocasión Rusia se ha quedado detrás y los primeros proyectos piloto se desarrollarán entre China, la República de Corea y entre Japón y China, aunque esta tendencia a la cooperación fue iniciada por el gobierno chino en 2008 y apoyada por Rusia como una de las tendencias prioritarias de cooperación (entre 2009 y 2018) entre las provincias nororientales de China y las de Extremo Oriente de Rusia.

Después de muchos años de negociaciones se alcanzó un acuerdo sobre la concepción de los corredores de comercio de Asia nororiental, formulado por el Instituto de investigaciones económicas de los países de Asia nororiental (ERINA, en Japón) con expertos invitados de Japón, China, la república de Corea, Rusia y Mongolia. La esencia del mismo es la creación de una zona de transporte en la región sobre la base del desarrollo complementario de los distintos corredores.

Se espera que el siguiente paso hacia la integración logística de los países de Extremo Oriente tenga lugar a primeros de septiembre en Vladivostok, durante la celebración de la cumbre de la APEC- CEO.