El joven delantero hispano-ruso debutó ayer con la primera plantilla en partido amistoso ante el Oviedo y no pudo hacerlo de mejor manera, partiendo como titular y marcando un gol en el minuto 39’. De esta forma se convirtió en el primer futbolista ruso que viste la camiseta del primer equipo del Real Madrid en los 110 años de historia del club. “Hoy ha sido uno de los días más felices de mi carrera”, publicó Cheryshev en su cuenta de Twitter al terminar el partido.

Incluso en los amistosos de pretemporada, los minutos para los jóvenes se cotizan muy caros en este Madrid. En el encuentro ante el Oviedo, y pese a que los internacionales que disputaron la Eurocopa están aún de vacaciones, los canteranos compartieron cartel junto a habituales de peso como Di María, Higuaín, Granero o Callejón. Las oportunidades son caras y escasas, pero a la vez valiosas, dada la repercusión mediática de todo partido del primer equipo blanco. Cheryshev fue titular y al filo del descanso aprovechó un espléndido pase en profundidad de su compañero Morata (también del filial) para marcar de tiro cruzado con la diestra (recordemos que Denis es zurdo). El tanto supuso el 2-0, de camino al 5-1 con que concluyó el encuentro. Hoy el nombre de Cheryshev resuena en toda la prensa deportiva española… y rusa. Aunque hacerse un hueco en las convocatorias de la primera plantilla será difícil cuando regrese de vacaciones el grueso del equipo, actuaciones como la de ayer suponen un importante empujón y dejan al menos la puerta entreabierta para el futuro. “Nuestro primer objetivo es jugar en el primer equipo por supuesto, pero nos estamos formando para en un futuro si no puede ser, jugar al máximo nivel en la élite”, explica el propio Denis en una reciente entrevista en Vavel.com.


“Para mí de pequeño el Madrid era otro mundo. Era tan sólo verlo en la televisión, sobre todo esos torneos de alevín que se televisaban, y entrarme las ganas de jugar con este equipo. Al final tuve la oportunidad. Fue una de las épocas que recuerdo con más ilusión, cuando entré a las categorías inferiores del club. Vestir la camiseta del Madrid es una responsabilidad que se lleva con orgullo”, confiesa el futbolista. Aunque cuenta con la doble nacionalidad hispano-rusa, Cheryshev, nacido en 1990 en Nizhni Novgorod, ha jugado con la selección rusa, siendo un habitual del combinado sub-21. Por cierto, que su padre, Dimitri, tras pasar varios años por diversos puestos en el entramado de la cantera madridista, entrena actualmente al Volga, de la primera división rusa.

Cheryshev ha sido el primer ruso en debutar con el Madrid, pero bien podría no ser el último. En recientes fechas se ha hecho oficial el fichaje por el club blanco de otro compatriota, la promesa Sergéi Kundik, de 17 años, procedente del Spartak de Moscú y que en principio jugará en el filial juvenil del Madrid.