Según el banco Citigroup, hay más de 30 multinacionales europeas que si van a tener un buen año, es gracias a sus operaciones en Rusia.

Se trata, sobre todo, de empresas de consumo y del mercado de las telecomunicaciones, empresas de gran calado como Carlsberg, Japan Tobacco o Danone, así como Rockwool International o el fabricante de autopartes Inchcape.

A mediados de julio, analistas de Citi enviaron un correo electrónico en el que se explicaba que “Rusia ha crecido mientras que Europa se enfrenta al estancamiento”.

En el correo electrónico se dibuja a Rusia como “el salvador potencial de Europa”.

España, posible lugar de inversión

Uno de los países más necesitados de nuevos destinos para sus finanzas es España, ante su dramática situación y la necesidad de sus empresas de salir al exterior. Y Rusia, con sus bajos niveles de deuda y el acceso a un rápido crecimiento económico, como apunta Citi, parece un destino privilegiado.

En términos de cifras, Rusia está hoy en día por encima de España, que se encuentra en una situación trágica con más de cinco millones de parados y una deuda pública, en 2011, por encima del 68,5% de su Producto Interior Bruto.

Rusia muestra datos más saneados, un crecimiento del 3,5%, y una deuda razonable del 10% en el caso privado y del 9% en el caso de la deuda pública.

Como consecuencia de la crisis y la falta de crédito, el mercado interior de España está prácticamente paralizado. Hay una desconfianza entre los ciudadanos que ha provocado la retracción del consumo.

Eso, aunado al aumento del impuesto al valor añadido hasta el 21% anunciado recientemente por el presidente, Mariano Rajoy, no pone las cosas mucho más fáciles a la economía del país.

Mientras, Rusia ha comenzado a definir un escenario muy distinto para su futuro económico. Tiene previstas OPAs por valor de 20.000 millones de dólares y la Duma ha aceptado la entrada en la Organizción Mundial del Comercio (OMC).

Su demanda interna crece a toda velocidad y se espera que, en breve, compre más coches incluso que Alemania o el Reino Unido.

Además, el mercado de valores ruso, el RTS, ha mostrado uno de los mejores comportamientos de todo el continente, con un resultado global superior al 15%.

Algunas grandes empresas españolas ya han hecho el viaje y han aterrizado en Rusia.

Entre las más consolidadas están el Grupo Mondragón MCC, que tiene una delegación corporativa en Moscú (además de plantas industriales en 23 países), la empresa Chupa-Chups, que tiene una alianza con Adams para exportar su famoso producto en Rusia y el Grupo Nutrexpa, creador del Cola Cao español, que también tiene fábricas en el país.

El listado del Instituto de Comercio Exterior de España (ICEX) que recoge cuántas empresas españolas están ya en Rusia tiene 23 páginas.

No obstante este auge, grandes instituciones advierten que hacer negocios en Rusia exige conocimiento del terreno y preparación, y recomiendan hacer los deberes antes de invertir allí.

Según explican a Rusia Hoy fuentes de uno de los principales bancos de inversión de España: “Es cierto que muchos empiezan a recomendar a sus clientes que se planteen Rusia como una opción, pero también es cierto que Rusia, al mismo tiempo que grandes oportunidades, presenta unas barreras de entrada muy grandes y es un mercado complicadísimo”.

Algunos reconocen que invertir en Rusia puede ser una experiencia complicada y frustrante para quien no haya calculado los riesgos.

Crédito y Caución, reaseguradora con más del 60% del volumen de negocio de España, ha lanzado en los últimos 12 meses dos estudios sobre cómo hacer operaciones en Rusia. Uno de ellos, “Rusia: Diez principios básicos para garantizar el éxito de las operaciones comerciales”, la empresa ofrece una serie de claves para tener éxito.

Entre ellas están las siguientes: “Asegúrese de que le pagan, cuide los requisitos de aprobación corporativa, cumpla las leyes de competencia y evite los tribunales”.

Según dice en el informe Crédito y Caución: “Tanto en el sector de la energía como en el de manufacturas, la productividad está muy por debajo de la de otros países industrializados”.

Y comenta asimismo que “los gigantes controlados por el Estado o las empresas privadas leales al Estado dominan la economía”.

“Recomendamos a las empresas que pidan garantías a sus clientes rusos, de manera ideal con una protección adicional mediante seguro de crédito comercial”, concluye.

Las ventas de empresas españolas a Rusia representaron el año pasado únicamente el uno por ciento de las exportaciones totales, pero poco a poco comienza a estar en la mira.

“Del mercado ruso tenemos bastante que aprender, y ya hemos empezado a hacer contactos allí, incluso a nivel Pyme”, comenta a Rusia Hoy el empresario Valenciano Carlos Arnal.

Expertos y analistas reconocen que Rusia, "el potencial salvador de Europa", como le ha llamado Citi, en tanto que mercado de 140 millones de consumidores con creciente poder adquisitivo, tiene un importante potencial de éxito.