Las vacaciones de los niños en Cuba resultan más baratas que en el área de Moscú. Así lo afirmó el gobernador Andréi Sharov. Según sus declaraciones, se pueden alcanzar acuerdos entre Rusia y Cuba con el objeto de organizar vacaciones en el Caribe para niños de la región de Moscú. Alexánder Siniguibski, representante de la compañía Tez Tour en Rusia, alberga serias dudas de que el viaje sea realmente más económico.

 

“El precio aproximado del billete de avión a Cuba es de 1.000 dólares (ida y vuelta). Por eso, si hablamos de  organizar vacaciones para niños de dos semanas, por ejemplo, y dividimos ese importe por catorce días, da un resultado de 60 dólares diarios. Es una suma bastante elevada, que pesa mucho en el cómputo por día, aunque quizá se puedan conseguir tarifas reducidas de las compañías aéreas estatales. Por supuesto, en la economía socialista que es Cuba el precio del alojamiento es lo de menos”, observó Siniguibski.

 

Maya Lomidze, directora ejecutiva de la Asociación de operadores turísticos de Rusia, señaló que hay paquetes turísticos en que, por  1.000 dólares, se puede pasar una semana de vacaciones en Cuba, con alojamiento en un hotel de tres estrellas en la categoría de “todo incluido”. Y, aun así, declara convencida la experta, estas vacaciones saldrían más baratas que en la región de Moscú.

 

“Con ese mismo importe, en un hotel confortable, por ejemplo, de cuatro estrellas en el área de Moscú se puede pasar tres o cuatro días de descanso y, por lo que respecta a las comidas, probablemente sólo esté incluido el desayuno, y todos los servicios suplementarios se pagarán también aparte”.

“En el área de Moscú, por supuesto, se pueden encontrar otras opciones de recreación más económicas, pero el nivel de servicio y confort en este tipo de instalaciones es incomparable con los hoteles en el extranjero con los que estamos comparándolas. Que nuestro país es caro y que hacer vacaciones en Rusia suele ser más costoso que en el extranjero ya no es un mito, sino la realidad a la que todos nos hemos acostumbrado. El área de Moscú, en este sentido, no es una excepción.”

 

Según Andréi Sharov, el gobierno asignó más de 1.000 millones de rublos (unos 31 millones de dólares) para el recreo de los niños. Yuri Barzykin, vicepresidente de la Unión de la Industria Turística de Rusia, considera que gastar ese dinero en Cuba no es muy razonable.

 

“Para los niños, un vuelo de aproximadamente diez horas, ida y vuelta, casi contradice las condiciones y esfuerzos invertidos en que vuelvan más sanos. Creo que no es conveniente gastar los recursos presupuestarios en que los niños pasen las vacaciones en aquellas latitudes. Hay que desarrollar el área de Moscú, sólo se necesita fomentar el turismo interno y vacacional”, declaró Barzykin.

 

Según Valentina Lagunkina, ministra de Seguridad Social de la región de Moscú, los niños podrán disfrutar ya de vacaciones este invierno.