La figura del músico valenciano encaja a la perfección con lo que se propone la orquesta que lleva su nombre: impulsar las relaciones culturales entre España (y en particular, Valencia) y Rusia, además de dar a conocer la obra de Martín y Soler y hacer buena música, claro está.


Yo creo que españoles y rusos no somos tan distintos culturalmente como muchos piensan y que es mucho lo que Rusia nos puede ofrecer”, opina Silvia Garzando, presidenta de la Asociación Foro Económico y Cultural Hispano-ruso, que es la entidad que ha alumbrado la Orquesta Filarmónica Martín y Soler-Valencia. La asociación, creada el octubre pasado, está promovida por la empresa Silmar Freight, del sector del transporte marítimo.

La vida rusa de Martín y Soler

Se conoce poco de la vida personal de Vicente Martín y Soler y sobre todo de sus primeros años de vida. Sí que se sabe nació en Valencia y que también vivió y en Madrid, Nápoles y Viena antes de instalarse en San Petersburgo en 1788, pues Catalina II le nombró compositor de su Corte. Cobraba por ello un sueldo de 30.000 rublos.

La entidad se ha propuesto recuperar la obra del músico valenciano, lamentablemente poco conocido, y cuentan para ello con un colaborador en San Petersburgo, que ha localizado la casa donde vivió Martín y Soler, en la avenida Nevski (la principal arteria de la ciudad), y que también sigue sus pasos en el Smolni (entonces, un prestigioso liceo), donde impartió clases. Además grabarán un DVD con obra suya, ya que prácticamente no hay.


El hecho de que se trate de una iniciativa exclusivamente privada y empresarial conlleva dos cosas. En primer lugar, que además del intercambio cultural, también se pretende que, más adelante, fructifique el comercial y, en segundo lugar, se introduce algo lamentablemente poco habitual en Valencia y en España, el mecenazgo cultural.


Así pues, también se ha implicado como patrocinador en el proyecto otra firma, Mediterranean Shiping Company, por lo que, en representación suya, Francisco Lorente será investido padrino de la orquesta en el concierto de presentación que tendrá lugar el próximo 15 de septiembre en el Palau de la Música de Valencia.


En la puesta de largo de la orquesta, 45 jóvenes músicos valencianos interpretarán la ópera 'Una cosa rara', de Martín y Soler, acompañados por la voz de María de los Llanos Martínez y bajo la batuta de Carmen Mas. También sonarán piezas de compositores que convivieron o influyeron en el valenciano, como Haydn o Bach y un nocturno de uno de los compositores rusos más queridos, Borodin. La pieza contará con la coreografía de dos bailarines.


La directora Carmen Mas –que se ha formado musicalmente en Valencia, Londres, Estados Unidos y San Petersburgo, entre otros, y que acaba de regresar de Bulgaria, donde ha dirigido la Orquesta Filarmónica de la Ópera de Ruse- se manifiesta muy ilusionada de poder participar en este proyecto, del que destaca la “unión de dos culturas” y la novedad del mecenazgo. Además subraya que esta orquesta da la oportunidad a jóvenes músicos de que ejerzan como solistas y de que interpreten un programa de calidad.


 

Martín y Soler cosechó grandes éxitos con sus composiciones (sobre todo óperas y ballets) y con las mujeres, pero su estrella se fue apagando, especialmente tras la muerte de su mentora, la zarina, cosa que le llevó a abandonar Rusia. Sin embargo, regresó y se dedicó a la docencia. Tuvo un hijo, Federico, que hizo carrera como pianista también en Rusia. En 1806 murió en San Petersburgo y allí está enterrado en el cementerio de Vasili-Ostrov. Hace casi 30 años, el entonces alcalde de Valencia, Ricard Pérez Casado, reclamó el traslado del insigne músico valenciano a su tierra natal, pero la iniciativa no fructificó.