El asesor de Obama acusó al Pentágono de malgastar miles de millones en “inútiles portaaviones, tanques y aviones, en lugar de invertir en una estrategia mucho más ágil y sutil contratando a especialistas informáticos”.  En consecuencia, constató Arquilla,  los EEUU se han quedado atrás respecto a las demás superpotencias en lo referente a la competencia cibernética global.

“Vamos a crear un análogo del Bletchley Park británico (Bletchley Park o 'Station X' , centro donde durante la Segunda Guerra Mundial los británicos creaban y descifraban códigos)”, añadió Arquilla. “Contrataremos a rusos y a asiáticos que, sin duda, son los mejores descifradores del mundo. Ya he contactado con algunos de los hackers más influyentes. Incluso he traído a uno de ellos a una reunión con el CEO  de una gran empresa para que evalúe la seguridad de su sistema informático. Y éste logró vulnerar el sistema en un abrir y cerrar de ojos.”

Los hackers rusos no descartan la posibilidad de colaboración con el gobierno estadounidense, siempre y cuando se cumpla una serie de condiciones clave.

Uno de los hackers rusos, conocido en la red como Zeus, aseguró: “Aceptaré si me ofrecen un sueldo decente y unas buenas condiciones de vida; otra cosa importante es que mis actividades no estén dirigidas contra Rusia, pues tampoco tengo interés en ser un traidor a mi patria. Sin duda, trabajar en los Estados Unidos tiene muchas ventajas: posibilidades de realizarme profesionalmente, alto nivel de vida y una sociedad avanzada”.

Otro hacker ha puntualizado que trabajar para las estructuras gubernamentales es algo bastante arriesgado, pero, por otra parte, reporta buenas ganancias y estabilidad.

Las autoridades estadounidenses son conscientes de que rastrear a los hackers rusos y llegar a un acuerdo con ellos no será nada fácil por toda una serie de razones, entre ellas la relación tan complicada que existe entre Rusia y Estados Unidos. Además, los servicios secretos estadounidenses siguen mostrándose muy escépticos con respecto a este plan.

Sin embargo, Arquilla está convencido de que este proyecto surtirá mayor efecto que los métodos actuales con los que se libra la ciberguerra. “El control político y militar será mucho más eficaz cuando los maestros hackers trabajen para nosotros. En cambio, se les juzga y se les encarcela. Eso es tan ridículo como preocupante”, enfatizó Arquilla.

El asesor del presidente también recordó el caso del hacker escocés Gary McKinnon, quien fue acusado por el fiscal de los EE UU de haber perpetrado “el mayor  asalto informático a un sistema militar de todos los tiempos”. Después de varios juicios, el hacker escocés acabó siendo extraditado a Estados Unidos.

“Hemos de ser más cautelosos a la hora de recurrir a la fuerza, ya que no siempre funciona. Estamos hablando de un enorme capital humano y los hackers rusos son de los más avanzados y avezados del mundo. Su ciberataque al Pentágono en el 2008 supuso una amenaza real a la seguridad nacional. En aquella ocasión, se produjo una intrusión en el sistema informático supersecreto del Pentágono, similar a Internet, y en el Comando Central de los Estados Unidos que coordinaban las campañas militares en Afganistán e Irak. “Fue una intrusión de sistemas sin precedentes”, detalló Arquilla.

Los hackers rusos están seguros de que la mayoría del ciberequipo que se plantea reclutar estará compuesta por sus  propios compatriotas.

“Claro que habrá más rusos que asiáticos en la lista. Aquí tenemos candidatos de sobra. Ellos no hacen gala de sus habilidades, pero si los americanos se ponen en contacto con ellos, no dudo de que el diálogo será posible”, declaró Zeus. 

El gobierno estadounidense recurre cada vez más a los servicios de los hackers y, en la opinión de Arquilla, el programa de reclutamiento de los hackers extranjeros cosechará grandes éxitos. El asesor del presidente trajo a colación el caso del mayo pasado, cuando expertos informáticos estadounidenses vulneraron sitios de Internet de Al Qaeda en Yemen.

“Los ciberataques más efectivos son los que vienen formando parte de una estrategia militar más amplia”, puntualizó Arquilla. ¿Recuerdan cuando durante el conflicto entre Georgia y Rusia ésta bloqueó el portal de Internet del ministerio de Asuntos Exteriores georgiano y algunas 'webs' institucionales más hasta lograr paralizar su funcionamiento? ¿Y la intrusión en las redes informáticas de Estonia durante el escándalo diplomático en el 2007? Los rusos, sin lugar a duda, son los mejores en el cibermercado. Tienen una extraordinaria comprensión de las aplicaciones estratégicas de estas tecnologías.

“Nuestro trabajo consiste en asegurar que los que acepten trabajar para nosotros, tengan las mejores condiciones. EE UU nunca ha escatimado recursos para atraer a los mejores especialistas. Es por eso por lo que estoy convencido de que lograremos persuadirlos a colaborar con nosotros”, aseguró Arquilla.