Fabio Capello será quien entrene a la selección de fútbol rusa. La decisión fue anunciada por el presidente en funciones de la Federación Rusa de Fútbol, Nikita Simonian, aunque todavía falta la firma del contrato, que debería resolverse en los próximos días. El contrato, por lo que parece, durará dos años.

 

Mientras se espera todavía conocer los detalles del millonario acuerdo, los periódicos rusos enloquecen haciendo retratos de don Fabio. Rossiískaya Gazeta, por ejemplo, nos informa de que el ex seleccionador de Inglaterra “está bastante familiarizado con la literatura rusa. De hecho, Lev Tólstoi es uno de los escritores preferidos del técnico de Gorizia”, leemos.

 

Según parece, Capello tampoco es indiferente a la música clásica rusa: le encanta escucharla en las veladas de relax. Por otra parte, entre sus pintores preferidos se cuentan el pintor ruso nacionalizado francés Marc Chagall y el padre de la pintura abstracta, Vasili Kandinski. Esta pasión por el arte ha llevado a Capello a coleccionar en los últimos años cuadros por un valor de diez millones de libras esterlinas (unos 15 millones y medio de dólares).

 

La noticia, anunciada hace pocos días por el capitán de la selección rusa, Andréi Arshavin, que publicó en su página “Capello es nuestro nuevo entrenador”, ha sido comentada con entusiasmo por representantes del mundo futbolístico ruso, pero también por el propio Capello, que ha declarado: “Si logramos que todo se lleve a cabo de la mejor manera posible, estaré contento y orgulloso. Rusia es un gran país”.

 

“La decisión de nombrar a Capello seleccionador nacional se ha tomado hoy”, comentó Simonian el 16 de julio. “En los próximos días el técnico italiano junto con su equipo volarán a Moscú para definir los detalles del acuerdo y firmar el contrato. Creo que esto entre el miércoles 18 o el jueves 19 de julio, probablemente”.