Kofi Annan, principal mediador en el conflicto entre las autoridades sirias y los rebeldes, aseguró tras reunirse con el ministro de exteriores ruso, Serguéi Lavrov, que confía “en que el Consejo emita un mensaje claro de que los asesinatos deben terminar y de que la situación en el terreno es intolerable”.

Annan, que viajó a Moscú para tratar este tema con el ministro de exteriores ruso aseguró que es momento de “poner medidas para acabar con la violencia y las matanzas”. Y es que el viaje del mediador coincidió con un recrudecimiento de los combates en Damasco.

Por el momento Rusia se ha mostrado totalmente inflexible a la hora de dar luz verde a nuevas sanciones contra el gobierno sirio  en el Consejo de Seguridad, idea alimentada por Estados Unidos y que contempla incluso una intervención militar según el artículo 7 de la Carta de las Naciones Unidas, en caso de que Siria no acepte en su totalidad el plan de Kofi Annan.

Moscú tiene otro punto de vista, compartido por Pekín, que pasa por ceñirse al plan primigenio de Kofi Annan y no acepta nuevas sanciones. De hecho, al comienzo de este encuentro entre Annan y Lavrov, el presidente ruso Vladímir Putin afirmó: “Hemos apoyado siempre los esfuerzos (de Kofi Annan) para restablecer la paz”.

Putin tratará hoy con Tayyip Erdogan el conflicto sirio

 

El presidente ruso recibirá hoy miércoles a su homólogo turco Tayyip Erdogan, invitado por el jefe del Estado ruso.

Es de prever que el dirigente turco trate de influir en Vladímir Putin para que reconsidere su postura y acepte nuevas sanciones contra Siria, incluso una resolución de la ONU que abra la puerta a una intervención armada.

Turquía y Siria viven un momento de tensión desde que un avión turco fuese derribado por Siria después de haber cruzado, supuestamente, su espacio aéreo, algo negado por Ankara niega. A su vez, el gobierno sirio afirma que grupos terroristas se han infiltrado en el país desde la frontera turca, según informó el canal de televisión Al Jazeera.

Violencia que no cesa

 

Mientras, sobre el terreno la cifra de víctimas sigue aumentando. En las últimas horas las autoridades sirias entregaron a las autoridades iraquíes cadáveres de 23 personas fallecidas de esta nacionalidad muertos en Damasco, entre ellas dos periodistas.

Hasta la fecha, algunos medios aseguran que a causa de la violencia han muerto cerca de 11.000 personas, aunque las fuerzas opositoras al régimen de Bashar el Assad aseguran que llegan hasta los 17.000.