Son muchas las historias que se pueden rescatar en el año de la celebración del bicentenario de la guerra contra Napoleón, donde Rusia desempeñó un rol central a la hora de mantener el orden mundial. Hoy nos referiremos a una historia relacionada con el lenguaje. La etimología es, sin duda alguna, fascinante. Manifiesta las marcas que deja el ser humano cuando hace uso del código complejo que ha creado y acarrea la transformación y adaptación de las palabras.

 

Actualmente, cuando hablamos de comida rápida nos referimos al tipo de comida que surgió  en la década de los años 40 en Estados Unidos con los drive through (que consiste en ordenar el menú sin bajarse del auto) desconociendo, tal vez, que la historia nos muestra que el consumo de platos callejeros se remonta hasta la Roma de la Antigüedad. Luego surgieron las hamburguesas, las cadenas de establecimientos dedicados a ellas y un tipo de comida que se perpetúa en el tiempo y que no pretende desaparecer.

 

Pero existe una interesante salvedad histórica que tuvo lugar en Francia en 1812, cuando los hambrientos soldados rusos entraron en Paris exigiendo alimentos y bebidas durante la finalización de las guerras napoleónicas. Crearon, sin saberlo, un espacio gastronómico peculiar. Se habla de la relación directa entre la palabra rusa bistro (быстро) que significa literalmente 'rápido' y los restaurantes del mismo nombre.

 

Esto se debe a que los soldados rusos entraban en los establecimientos franceses exigiendo comida y esperaban a ser saciados rápidamente. Es fácil imaginarlos irrumpiendo y pidiendo que les sirvieran algo y a su manera. Léase: ¨¡bistro, bistro!¨

 

Otra hipótesis, tal vez más débil, asegura que lo que hoy llamamos bistró deriva de la palabra francesa bistroud, relacionada inicialmente al criado, posteriormente al negociante de vinos e inclusive a un regionalismo parisino que se refiere al propietario de un restaurante.

 Jacky Bachelet es un francés radicado en Argentina, un conocedor del mundo gastronómico que durante años ha sido dueño de un restaurante en la Patagonia. Acerca del concepto del bistró, Jacky nos ha contado que se trata de un bar de barrio donde se va a tomar un café con croissants a la mañana y un aperitivo al mediodía y/o antes de la cena. Este bar suele tener un perfil de tipo popular y los clientes suelen ser habituales. Jacky sostiene que la palabra bistró viene del idioma ruso y asegura que eso es lo que siempre ha escuchado.

 

El bistró se asoció con un lugar dedicado a una gastronomía preparada con productos frescos de estación y platos de preparación instantánea para la clase trabajadora. Lo curioso es que hoy por hoy, en otras latitudes, los bistrós se han convertido en restaurantes donde se sirven platos finos. Sin ir más lejos, en una ciudad como Buenos Aires se pueden encontrar muchos restaurantes con la palabra bistró incluida como reclamo, insinuando un menú elaborado, consumido por contados comensales que no se identifican con el perfil popular y que son totalmente ajenos a las raíces etimológicas de la palabra en cuestión.