El programa de Medvédev incluye visitas a infraestructuras industriales y establecimientos de seguridad social y sanidad.Éste es su segundo viaje a las Kuriles: anteriormente estuvo en noviembre de 2010, cuando era presidente del país, visita que fue la primera de un jefe de Estado ruso a ese territorio insular anexionado por la Unión Soviética al término de la Segunda Guerra Mundial.

Las autoridades japonesas protestaron airadamente por la visita del presidente ruso.

El entonces jefe del Gobierno de Tokio, Naoto Kan, calificó esa visita, de la que Japón no tuvo conocimiento previo,de "extremadamente deplorable", mientras su titular de Exteriores, Seiji Maehara, subrayó que "hiere el sentimiento de la población japonesa".

Las cuatro islas Etorofu, Kunashiri, Shikotan y Habomai, por su nombre en japonés, fueron invadidas al final de la II Guerra Mundial por la Unión Soviética.

El contencioso territorial mantiene a Moscú y Tokio técnicamente en guerra desde 1945, ya que Japón se niega a firmar un tratado de paz hasta que Rusia le devuelva esas cuatro islas, ricas en pesca y materias primas.

Japón defiende el principio de que "las islas son parte ancestral e inalienable de su territorio", mientras que Rusia considera "incuestionable" la soberanía rusa sobre ellas.EFE