¿Qué servicios ofrece esta nueva terminal?


“Una terminal de productos petrolíferos fundamentalmente se dedica a recibir producto, generalmente por vía marítima, de las refinerías. El producto se procesa o no y  sale directamente a la distribución, o bien  con  camiones o bien, en el caso español, a través del CLH, -es decir, la red de oleoductos- se puede enviar a cualquier punto del país. También puede reexpedirse producto por vía marítima a cualquier país o región del mundo.”

¿Desde dónde llega el petróleo hasta la terminal del puerto de Barcelona?

“Del Mediterráneo, mar Negro, básicamente del este. El producto que distribuimos en el norte de España, normalmente viene del mar del Norte. A partir de ahora, con la nueva ampliación de la terminal, y con el nuevo atraque de gran calado, podremos recibir producto de orígenes más remotos; de todas partes del mundo.”

¿Y por qué le interesa a Lukoil esta parte del planeta?

“Lukoil es una compañía de una dimensión colosal. Es la primera compañía privada del mundo en cuanto a reservas petroleras. Es una potencia, pero, de momento solo está establecida en determinadas partes del mundo, sobre todo y, lógicamente, en la Federación Rusa y ex repúblicas soviéticas, pero también en América del Norte, etcétera. Lukoil está ahora llevando a cabo una expansión mundial.”

Y es dentro de este contexto de expansión que el gigante ruso decide desembarcar en España. ¿Por qué aquí precisamente?

“Lukoil compró hace unos pocos años una refinería muy grande en la costa oriental de Sicilia. Esta refinería es claramente un paso que da la compañía rusa hacia el establecimiento sólido y formal de su expansión en la región mediterránea. Esta refinería está en un punto estratégico, el centro del Mediterráneo, por tanto con capacidad para operar tanto hacia el este como hacia el oeste y el norte de África. Pero una refinería necesita otras instalaciones logísticas como una terminal. Es muy importante porque la refinería saca el producto, pero no tiene capacidad para almacenarlo indefinidamente; los barcos cargan y se van. Hay momentos o procesos que necesitan logística intermedia, por eso a Lukoil esta nueva infraestructura le facilita poder trabajar y abastecer el Mediterráneo con mayor facilidad.”

¿Esta terminal va a representar una mayor entrada de petróleo ruso al puerto de Barcelona?

“Claramente. Es la conquista de un área donde hasta ahora Lukoil tenía poca importancia. Lukoil ha dado un paso importante para implantarse en el Mediterráneo. Y dentro del Mediterráneo, existe también un país que se llama España, que es importante porque es un mercado de unos 45 millones de habitantes. Lukoil se instala aquí para atacar la zona del Mediterráneo, para hacer una expansión territorial lógica de la compañía, pero también busca una entrada tranquila en el mercado español, donde hasta ahora no estaba presente. Por tanto, la intención de Lukoil es doble”.

¿Y por qué Lukoil les elige a ustedes como socios?

“Más bien fue iniciativa nuestra, pero nos elige porque aprecian el valor de nuestra compañía y de lo que hacemos, y no se equivocan. Es cierto que Lukoil vio enseguida una potencialidad clara en esta asociación.”

¿Es la primera alianza que tiene Meroil con un socio ruso?

“Es la primera y de momento única alianza que tenemos con cualquier tipo de socio.”

¿De qué manera se ha implicado el puerto de Barcelona en este proyecto?

“La terminal, de hecho, ha sido una operación a tres bandas: Lukoil, Meroil y el Puerto de Barcelona, que nos tuvo que facilitar un atraque para barcos de grandes dimensiones. Esto es esencial porque sin un atraque de este calado, no pueden entrar grandes barcos y este tipo de atraque no existía hasta ahora ni en Barcelona ni en ningún otro puerto español. Los barcos que lo utilizan son básicamente petroleros, de nuestras empresas o de otras. El puerto se proyecta al mundo con esta infraestructura. Se estima que, con esta terminal, el tráfico de productos petroleros aumentará un 50%. No hace falta decir que los puertos viven del tráfico.”

¿Qué lugar ocupa Meroil en el mercado español?

“Tenemos entre el 2,7 y el 3% del mercado nacional del petróleo. Es una cuota importante si tenemos en cuenta que aquí había un monopolio hasta 1993 y tres compañías heredaron los activos de ese monopolio: Repsol, Cepsa y BP. Entre estas tres compañías tienen casi un 80% del mercado. El 20% restante nos lo repartimos entre las grandes compañías internacionales que entraron en España como consecuencia del fin del monopolio, y alguna de las compañías que se formaron después de 1993 y que se llaman independientes, como Meroil. Lukoil tampoco existía hace 20 años. Se crea cuando se extingue la URSS, pero Lukoil sí que hereda una parte de exploración y  producción. Hoy la Federación Rusa es el primer productor de petróleo del mundo. En cambio, en España estas tres compañías heredan la red de estaciones de servicio y las refinerías, simplemente, porque aquí no hay reservas de petróleo, ni las hay ni probablemente las habrá.”

Ustedes apuestan por el biodiesel. ¿Por qué?

“Fuimos la primera compañía que apostamos por el biodiesel en España. Es una manera de mitigar no los altos precios –porque de hecho es más caro que el petróleo- sino la contaminación, por un lado, y también en países como España sin reservas petroleras, como alternativa energética.”

¿El biodiesel sustituirá al petróleo? Porque el petróleo se acabará algún día…

“No. Yo creo que el petróleo no se acaba. Se acabará antes la capacidad mundial de encajar emisiones, que el propio recurso. Hay cantidades astronómicas de petróleo. El tema es dónde están y lo hondo que hay que perforar. Hace 30 años se perforaba a 200 metros y ahora, a 3.000. Las tecnologías van evolucionando y se saca petróleo de lugares donde antes era impensable. Por ejemplo, perforar al norte de Siberia es dificilísimo, por el frío, por las capas enormes de hielo… Hoy en día existe la tecnología para poder hacerlo, pero es muy cara.”

Ya que me ha desmontado el mito sobre el fin de las reservas de petróleo, le preguntaré sobre otro tópico: el precio. ¿Cree que se mantendrá alto?

“Hay un aspecto que hace subir el precio de todas las materias primas, pero especialmente del petróleo. Son los famosos países emergentes. India y China, solo con que consuman per cápita un tercio de lo que consumimos nosotros, la demanda que generan es astronómica y eso hace que el precio suba. Además, en los últimos años, India y China se estaban dotando de reservas estratégicas, es decir, reservas de tres meses que  tienen muchos países para no quedar desabastecidos en caso de guerra o conflicto. Hasta hace poco, India y China no disponían de estas reservas y las han estado dotando los últimos años.”

¿La demanda de los países emergentes es un factor más decisivo sobre el alza del precio del petróleo que la inestabilidad política y social de la zona de Oriente Medio?

“Para los países productores, cualquier excusa es buena para que suba un poco el precio del petróleo, pero las razones objetivas son el aumento de la demanda y el encarecimiento de la extracción.”

Esto no es una buena noticia para los consumidores españoles…

“El petróleo barato ha pasado a la historia. Sólo hay que ver lo que cuesta llenar el depósito del coche. Además, el consumo energético ha bajado una barbaridad. En España, desde el año 2007 ha bajado más de un 25 %. Ha ocurrido en todo el mundo, pero de esta magnitud sólo en España. La razón es el alza de precios, y la penuria económica por la que estamos atravesando. Además, cada litro que compramos, es dinero que se va fuera porque no producimos absolutamente nada y eso representa un empobrecimiento constante del país.”

En cambio a Rusia le interesa que el precio se mantenga alto porque tienen una economía muy dependiente del petróleo.

“A los países productores y a las compañías petrolíferas les interesa que el precio del crudo esté cuanto más alto, mejor, pero hasta cierto punto, porque si tensas mucho la cuerda, al final se rompe.”

Pero de momento no se rompe.

“De momento, aguanta.”