Serguéi Fúrsenko, anunció el lunes su dimisión como presidente de la Unión Rusa de Fútbol (RFU). Fúrsenko comunicó su renuncia al presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin. “Desafortunadamente, el equipo ruso terminó su participación en la Eurocopa 2012”, según palabras de Fúrsenko en una reunión con el presidente de RIA Novosti. “Es una pena porque el equipo era muy fuerte y no trabajó nada mal Dik Advocat”.

“Me gustaría pedir disculpas a los hinchas por el resultado”,  dijo Fúrsenko. He tomado una decisión difícil: dejar el cargo de presidente de la Unión Rusa de Fútbol”.

El presidente de la Federación de Rusia, de acuerdo con la decisión de Fúrsenko de abandonar el puesto de presidente de la Unión de Fútbol de Rusia (RFS) le ofreció continuar con las actividades de las oficinas de la UEFA. “Usted al mismo tiempo es miembro del Comité Ejecutivo de la UEFA. Rusia no debe perder esta representación. Le ruego que continúe su trabajo en calidad de miembro del Comité”, dijo al dirigirse a Fúrsenko.

La Selección Nacional de Fútbol de Rusia no pudo llegar a los cuartos de final del Campeonato de Europa, que tendrá lugar en Polonia y Ucrania. Después de ganar el primer partido contra los checos (4-1) el equipo de Dik Advocat Dick tuvo un empate con Polonia (1-1) y perdió ante los griegos (0:1). Tras el final de la etapa de grupos de la Eurocopa 2012, el ministro de Deportes de la Federación de Rusia, Vitali Mutko, no excluyó la renuncia de Fúrsenko, pues en la víspera a la emisión del canal de televisión Rossiya 2, criticó crudamente el trabajo de la RFS.

En lugar de Fúrsenko los candidatos son Arkadi Dvorkóvich punta, Borís Grizlov, e incluso el propio Mutko.

“Mutko combinará dos puestos”, según fuentes de una persona de RIA Novosti familiarizada con la situación. Ahora, la RFS convocará una conferencia extraordinaria en la que se elegirá al nuevo jefe de la organización. Como vicepresidente de la RFS fue elegido Nikita Simonián. Aparte del presidente de la RFS, será reemplazado también el entrenador jefe del equipo de Rusia, que casi con toda certeza será Valeri Gazzáyev.

Fúrsenko dejó su huella en la historia del fútbol ruso con letras grandes, sin embrago, esta monumentalidad, en su mayor parte, tiene un carácter negativo. El presidente de la RFS admitió su culpa por el fracaso del equipo nacional de Rusia en la Eurocopa 2012, pero lo hizo con estilo: “Si quieren culpar a alguien, que sea a mí”.

Y ciertamente, hay algo de qué culpar. Por ejemplo, la extraña decisión de la ubicación del equipo en Polonia, el impertinente "ojo observador" en los entrenamientos, y la falta de evaluación adecuada de la actuación del equipo nacional. Y lo más importante,  el propio nombramiento de Dik Advocat como entrenador jefe. Al holandés lo invitaron para ocupar el puesto del equipo de dirección a pesar del sentido común, y la realidad rusa. Según datos no oficiales, el salario de Advocat, no refutado por la RFS, es significativamente más alto que el de cualquier entrenador de la Eurocopa 2012. El resultado de la actuación de la selección nacional se conoce: no pasa de ser de los equipos más débiles.