El Comité de la Cámara Baja del Parlamento para Asuntos Familiares, Mujeres y Niños desarrolla una serie de medidas que están diseñadas para ayudar a evitar la repetición de la ola de suicidios infantiles que tuvieron lugar a principios de este año en Rusia. Entre las propuestas está la creación de un ministerio federal o un consejo presidencial de apoyo a las familias.

 

“Es necesario tener en cuenta la institución de apoyo a la familia al más alto nivel federal. Debe haber un ministerio federal o al menos  un consejo  presidencial para apoyar a las familias con niños. Nuestro comité ha puesto en marcha una nueva agencia federal”, comunicó a Izvestia, la presidenta de la Comisión de Asuntos de Familiares de la Duma del Estado, Elena Mizulina.

 

Como resultado de la ola de suicidios infantiles que se extendieron por Rusia a principios de este año, los miembros del parlamento solicitaron las estadísticas y el análisis de las causas de este fenómeno.
 

Las primeras respuestas que se recibieron dejaron perplejos a los diputados.

 

Cada año se suicidan en Rusia cerca de 3.000 niños y adolescentes, según constata el centro Serbski. Las causas del 47% de los casos deben buscarse en la familia. En segundo lugar, los especialistas hablan de la atracción de los jóvenes por las sectas totalitarias, así como del impacto negativo de internet y los medios de comunicación.

 

“Hay un montón de grupos que idealizan el suicidio, y que llaman a una retirada de la vida, que proporcionan recomendaciones sobre diferentes formas de suicidio”, escriben los especialistas. La situación no es mejor con los medios de comunicación. "Los medios, en la mayoría de los casos, proporcionan información sobre las formas de suicidio, y utilizan métodos absolutamente inaceptables. Los periodistas suelen tratar estos hechos de manera sensacionalista, disfrutan con los detalles", dice el documento.

 

Entre las causas para suicidarse se encuentra la vulneración emocional en el hogar y en la escuela.

El motivo de presión más habitual de los padres sobre los niños es el fracaso escolar; y en segundo lugar 'el  estado de irritación de los propios progenitores'. "El problema del éxito en la enseñanza de un niño es doloroso para la mayoría de los padres", afirman los especialistas.
 

Yelena Mizulina considera  que dentro del marco del nuevo ministerio, será mucho más sencillo ejercer presión con iniciativas para evitar que se dé esta dolorosa situación.