En Rusia también existe el rock-indie de alta calidad. Biting Elbows es una de esas bandas que  podrían estar codeándose tranquilamente con los mejores bandas de indie. Su sonido es 100% inglés y se les compara con Artic Monkeys y Franz Ferdinand, aunque a mi parecer tienen un sonido más punk y explosivo, al estilo de Rancid, The Clash, The Misfits o Bad Religion.

El secreto de ese sonido tan británico lo tiene su vocalista Iliá Nayshuller, que creció en Inglaterra, donde se empapó de música rock. La banda está formada por Iliá Naishuller, Garik Buldenkov, Iliá Kondratiev, Alexéi Zamaraev. Al principio su estilo era más punk rock, pero con el tiempo evolucionaron hacia el post punk, para acabar en el indie rock.

Recientemente hicieron el videoclip de su canción 'The Stampede' , que se convirtió en un éxito absoluto en YouTube, no solo en Rusia, sino en otras webs y blogs occidentales. Consiguieron un exitazo y la banda pasó a estar en boca de todo el mundo.

Realmente merece la pena ver el videoclip que, con un presupuesto no muy alto, ha logrado captar la atención del numerosos internautas. Se trata de una persecución en primera persona y el vídeo esta lleno de escenas de violencia que encajan perfectamente con el toque punk de la canción. Lo cierto es que es un trabajo muy elaborado.

Tras el éxito del clip, Biting Elbows lanzó su álbum de debut, llamado 'Dope Fiend Massacre' en  2011. El álbum fue elaborado en cinco estudios diferentes y contiene un total de doce canciones. Resulta todo un 'cóctel Molotov' de influencias; desde Rancid, The Misfits o The Clash, hasta llegar a un sonido más indie rock actual como el de Artic Monkeys o Franz Ferdinand.

De hecho, la revista Rolling Stone los bautizó como el análogo ruso de Arctic Monkeys. 'Dope Fiend Massacre', 'Hype Waltz' o 'Present' son algunos sus temas más representativos,.

'Toothpick', es la más cañera de todas. La canción empieza con un beat al estilo The Clash, empezando con reggae para explotar en punk rock.

Sus videoclips siempre tienen algo especial. Las imágenes se toman desde ángulos extraños, con la cámara representando una mirada en primera persona y con un toque muy realista. Están hechos para llamar la atención, y la verdad es que lo han logrado. Han demostrado que una buena canción y un videoclip muy logrado pueden llegar a ser un buen trampolín hacia la fama. Todo esto, con la inestimable ayuda de YouTube.

Más información en la página web de Biting Elbows.