La comercialización legal de textos electrónicos en Rusia aumenta constantemente. Solo en los últimos tres años las ventas han crecido 12 veces, mientras la ganancia, que corresponde al 2011, fue duplicada en relación al 2010, llegando a 135 millones de rublos (4, 2 millones de dólares).  Sin embargo, la piratería constituye un obstáculo para la venta legal. El porcentaje de descargas ilegales alcanza en Rusia el 90%. Las perdidas anuales, según 'Rospechat' (Agencia Federal de Prensa y Medios de la Federación de Rusia), suponen miles de millones de rublos. En Alemania, el índice del contenido ilegal no supera el 60%. En Gran Bretaña solo un 29% de propietarios de e-books (según dato de Entertainment Media Research) optan por descargas piratas. En Estados Unidos, de acuerdo a American Assembly, esta cifra llega al 46%.


Para muchos resulta incómodo descargar libros de manera legal, mientras que otros lo encuentran caro. En Rusia, los principales vendedores de libros digitalizados son 'LitRes', con una cuota de mercado del 54% y 'iMobilco', con el 20%. Mijaíl Kotómin,  director de la editorial independiente 'Ad Marginem', aseguró a Gazeta.ru, que el éxito de ventas legales se lograría mediante la unión entre el líder de ventas de libros impresos a través de internet, la empresa “Ozon”, y los proveedores de los textos electrónicos: “Pronto tendría que aparecer un sistema parecido a Amazon, donde los libros electrónicos se vendan a través del sitio web sin discriminar los impresos. El libro es presentado por la editorial, no por el autor, pero aun así las pequeñas editoriales independientes, como 'Ad Marginem’, tendrían acceso al mercado, evitando la distribución monopolizada”.

Lea más

Todos los libros en un lector

La pesadilla de los hackers


Según los datos de 'Rospechat', el mercado negro ofrece más de 100.000 títulos, mientras que entre los productos autorizados hasta ahora apenas llegan a los 60.000. Según los datos del Levada Center, el 79% de los entrevistados descarga libros sólo de forma gratuita, el 18% recurre a la adquisición legal solo si no encuentra libre acceso al texto que necesita. Solo un 0,4% paga por el contenido legal.


Los libros electrónicos no se venden lo suficientemente rápido como para paliar las pérdidas en las ventas de libros impresos. Ante esta situación, dos de las principales editoriales comerciales rusas, 'Ast' y 'Eksmo', apuestan por una literatura de menor calidad, más comercial: es el caso del “cuarteto de oro”,  que fabrica novelas policiales y de amor masivamente y que alcanza una tirada  anual entre 10 y 20 millones de ejemplares. El 'cuarteto' está compuesto por Darya Dontzova, Alexánder Marínin, Yulia Shílova y Tatiana Ustínova. Incluso autores importantes, que han ganado prestigiosos premios literarios tienen que luchar para conseguir el apoyo de la editorial. Según Mijaíl Kotómin: “Los autores se ven obligados a producir como si fueran velocistas. Fíjese con qué velocidad comenzaron a escribir Víctor Pelevin y Zahar Prilepin”. Ahora lanzan al mercado dos libros anuales, mientras antes podían dedicarle años a una sola obra.


Las ventajas de un e-book


Las descargas ilegales se relacionan estrechamente con el interés de los consumidores hacia las nuevas tecnologías. A pesar de que los e-books resulten más caros que los libros impresos, los lectores se inclinan por ellos debido al peso y a la comodidad de uso. En el año 2011 se vendieron en Rusia más de un millón de libros electrónicos y 900.000 tablets. El líder en ventas fue, sin duda, el dispositivo de la empresa Pocketbook. Además, hay que señalar que los precios están bajando continuamente.


Los miembros del sector creen que sólo es posible superar la crisis del mercado editorial con el desarrollo del mercado legal de los libros electrónicos. Para ello resulta necesario ampliar el volumen y la calidad de la producción digital,  bajando los costes y volviendo más cómodo y sencillo el proceso de compra de un e-book. La piratería y la violación de derechos de autor son un mal difícil de combatir: la mayor parte de los sitios piratas están registrados en el extranjero y no se encuentran bajo jurisdicción rusa.


Según Serguéi Anúriev, director general de la compañía “LitRes”, si se mantiene el ritmo actual de crecimiento del mercado de los libros electrónicos, las ventas legales de e-books pueden llegar a representar en los años 2015-2017 un 5% del total del mercado de libros. A su vez Vladímir Chichírin, director de la marca de la editorial “EKSMO”, opina que en Rusia no habrá un crecimiento tan explosivo como en Estados Unidos: “Aún no tenemos base propia, aún no tenemos nuestro Amazon”. Según la opinión del experto, el crecimiento del mercado de e-books será paulatino.

La comercialización legal de textos electrónicos en Rusia aumenta constantemente. Solo en los últimos tres años las ventas han crecido 12 veces, mientras la ganancia, que corresponde al 2011, fue duplicada en relación al 2010, llegando a 135 millones de rublos (4, 2 millones de dólares). Sin embargo, la piratería constituye un obstáculo para la venta legal. El porcentaje de descargas ilegales alcanza en Rusia el 90%. Las perdidas anuales, según ROSPECHAT (Agencia Federal de Prensa y Medios de la Federación de Rusia), suponen miles de millones de rublos. En Alemania, el índice del contenido ilegal no supera el 60%. En Gran Bretaña solo un 29% de propietarios de e-books (según dato de Entertainment Media Research) optan por descargas piratas. En Estados Unidos, de acuerdo a American Assembly, esta cifra llega al 46%.

Para muchos resulta incómodo descargar libros de manera legal, mientras que otros lo encuentran caro. En Rusia, los principales vendedores de libros digitalizados son 'LitRes', con una cuota de mercado del 54% y 'iMobilco', con el 20%. Mijaíl Kotómin, director de la editorial independiente 'Ad Marginem', aseguró a Gazeta.ru, que el éxito de ventas legales se lograría mediante la unión entre el líder de ventas de libros impresos a través de internet, la empresa “Ozon”, y los proveedores de los textos electrónicos: “Pronto tendría que aparecer un sistema parecido a Amazon, donde los libros electrónicos se vendan a través del sitio web sin discriminar los impresos. El libro es presentado por la editorial, no por el autor, pero aun así las pequeñas editoriales independientes, como 'Ad Marginem’, tendrían acceso al mercado, evitando la distribución monopolizada”.

Según los datos de ROSPECHAT, el mercado negro ofrece más de 100.000 títulos, mientras que entre los productos autorizados hasta ahora apenas llegan a los 60.000.

Según los datos del Levada Center, el 79% de los entrevistados descarga libros sólo de forma gratuita, el 18% recurre a la adquisición legal solo si no encuentra libre acceso al texto que necesita. Solo un 0,4% paga por el contenido legal.

Los libros electrónicos no se venden lo suficientemente rápido como para paliar las pérdidas en las ventas de libros impresos. Ante esta situación, dos de las principales editoriales comerciales rusas, “AST” y “EKSMO”, apuestan por una literatura de menor calidad, más comercial: es el caso del “cuarteto de oro”, que fabrica novelas policiales y de amor masivamente y que alcanza una tirada anual entre 10 y 20 millones de ejemplares. El 'cuarteto' está compuesto por Darya Dontzova, Alexánder Marínin, Yulia Shílova y Tatiana Ustínova. Incluso autores importantes, que han ganado prestigiosos premios literarios tienen que luchar para conseguir el apoyo de la editorial. Según Mijaíl Kotómin: “Los autores se ven obligados a producir como si fueran velocistas. Fíjese con qué velocidad comenzaron a escribir Víctor Pelevin y Zahar Prilepin”. Ahora lanzan al mercado dos libros anuales, mientras antes podían dedicarle años a una sola obra.

Las ventajas de un e-book

Las descargas ilegales se relacionan estrechamente con el interés de los consumidores hacia las nuevas tecnologías. A pesar de que los e-books resulten más caros que los libros impresos, los lectores se inclinan por ellos debido al peso y a la comodidad de uso. En el año 2011 se vendieron en Rusia más de un millón de libros electrónicos y 900.000 tablets. El líder en ventas fue, sin duda, el dispositivo de la empresa Pocketbook. Además, hay que señalar que los precios están bajando continuamente.

Los miembros del sector creen que sólo es posible superar la crisis del mercado editorial con el desarrollo del mercado legal de los libros electrónicos. Para ello resulta necesario ampliar el volumen y la calidad de la producción digital, bajando los costes y volviendo más cómodo y sencillo el proceso de compra de un e-book. La piratería y la violación de derechos de autor son un mal difícil de combatir: la mayor parte de los sitios piratas están registrados en el extranjero y no se encuentran bajo jurisdicción rusa.

Según Serguéi Anúriev, director general de la compañía “LitRes”, si se mantiene el ritmo actual de crecimiento del mercado de los libros electrónicos, las ventas legales de e-books pueden llegar a representar en los años 2015-2017 un 5% del total del mercado de libros. A su vez Vladímir Chichírin, director de la marca de la editorial “EKSMO”, opina que en Rusia no habrá un crecimiento tan explosivo como en Estados Unidos: “Aún no tenemos base propia, aún no tenemos nuestro Amazon”. Según la opinión del experto, el crecimiento del mercado de e-books será paulatino.