La verdadera cooperación entre Moscú y Bruselas no es posible mientras subsista la barrera de visados, manifestó Putin al inaugurar este lunes la cumbre Rusia -UE en San Petersburgo.

A modo de ejemplo, mencionó el caso de periodistas rusos que le acompañaron en su reciente visita a Berlín y París, y a los que se les otorgó el visado Schengen por apenas un día. “Ya era bastante tarde cuando salimos a ofrecer una rueda de prensa, así que corrían el riesgo de que su visado expirase. ¿Acaso debían haberse levantado y retirarse?”, preguntó.


También resaltó que “no hay conflicto entre los procesos de integración en el espacio eurasiático y el desarrollo de las relaciones de Rusia con la UE”. “Es más, tenemos la intención de conjugar ambos procesos integracionistas”, dijo.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea José Manuel Durao Barroso señaló que la UE comparte la visión de una zona de libre comercio que se extienda de Lisboa a Vladivostok, y que “un espacio libre de visados y los viajes sin visado entre Rusia y la UE son nuestro objetivo común”. “Hemos logrado ciertos avances en esta materia”, aseguró.