Recientemente, en casi todas las páginas web relacionadas con turismo étnico en Rusia, comenzaron a aparecer artículos sobre viajes al distrito Mezenski de la región de Arjánguelsk (situado en el norte de Rusia) que incluían una oportunidad especial: vivir la vida de un criador de renos. Se hablaba de tener la ocasión de hacer una vida nómada junto con un rebaño, de vivir en un casa típica, de cocinar comida nenet y pomor, de admirar las auroras boreales y la interminable tundra. En otras ofertas, los turistas pueden vivir en una antigua casa de madera en la aldea de Karepole, visitar los pueblos antiguos de los pomor, tomar un auténtico baño ruso y disfrutar de la hospitalidad del norte. Según Marina Potrokhova, participante en el proyecto, el distrito de Mezenski es el único lugar en el norte de Europa desde el que se puede acceder en coche a un campamento de pastores de renos. Por esta razón han decidido utilizarlo para el desarrollo turístico.

A pesar de todo esto, el director general de agencia de viajes Russia Discovery, Timoféi Rogozhin, declaró a Rusia Hoy: “En realidad, el norte de Rusia todavía no está disponible para los turistas, especialmente los extranjeros, y es poco probable que esté disponible en un futuro próximo. Hay muchos problemas con este tipo de viajes. En primer lugar, hay muy pocas agencias con las que  cooperar y muchos empleados no conocen su profesión, de modo que es muy peligroso enviar visitantes. Antes de Navidad cooperemos con dos agencias, pero tuvimos que suspender los viajes debido a los problemas recurrentes. En segundo lugar, el clima es muy frío y variable y en estos lugares no hay buenas condiciones para el alojamiento turístico. El año pasado, a petición de unos turistas suizos, tuvimos que suspender un viaje que estaba en marcha, ya que no podían soportar las condiciones. Además no es rentable, porque muy poca gente está dispuesta a pasar así sus vacaciones. Solo los fotógrafos se someten a esas condiciones, a pasar  por numerosas molestias para conseguir unas fotos bonitas. Sí, en el papel, la región recibe alrededor de 26.000 personas, pero en realidad no son más de 300”. A la pregunta: “¿Y adónde enviará los turistas que deseen ver el norte de Rusia?”, contestó: “Sin duda, les ofrecemos tours a Yakutia, en la dirección de la Cordillera Verjoyansk o a Murmansk, donde trabajan profesionales, capaces de organizar a la gente como es necesario”.


De hecho, a pesar de numerosa  publicidad, en realidad, sólo dos agencias de viajes  ofrecen viajes como los descritos. Aunque por ahora sus programas no están orientados a los extranjeros.

Así que los que quieran disfrutar de la belleza del norte ruso, pueden visitar lugares como Yakutia, y apreciar la belleza de su naturaleza, y conocer ciudades como Murmansk, donde hay algunos monumentos históricos de interés.