Todo el mundo sabe que Eurovisión es una gran ruleta de la suerte: hay tantos criterios para ganar y los gustos de la audiencia son tan cambiantes que en muchas ocasiones los países que participan dependen sólo de la suerte. Rusia, en sus 17 años de participación ha presentado al concurso un verdadero caleidoscopio de artistas pop apostando, o bien por la belleza, o por su talento, e incluso, a veces sin nada en particular.   La primer participación fue en 1994 siendo representada por la cantante Mary Katz bajo el seudónimo de Judif. La comisión de selección la consideró un gran ejemplo para los futuros participantes rusos.

   

A pesar de una brillante actuación, según el jurado, Judif consiguió el 9º lugar, y los próximos tres concursantes (Filipp Kirkorov, Alexéi Kasinski y Alla Pugachova) enviaron a Rusia fuera de Eurovisión, privando al país de participar en el concurso en 1998. Agravó aún más la situación el hecho de que los canales de televisión rusos boicotearan el concurso, y no lo retransmitieran en 1999. Sin embargo, el regreso de Rusia a la escena europea en el año 2000 fue un triunfo: compitió en Estocolmo, la cantante de 17 años de edad, Alsu, con la canción 'Solo' ocupando el segundo lugar.  

 

Los predecesores de Alsu durante los años siguientes no destacaron especialmente. En 2001, en Copenhague, el grupo pop-rock Mumiy Troll con la canción 'Lady Alpine Blue' ocupó el décimosegundo puesto, y el grupo 'Premyer Ministr' en 2002 quedó décimo. Tuvo más éxito la participación en 2003, cuando Moscú envió al concurso al dúo femenino famoso en Europa y Asia: T.A.T.U, que promovía una imagen poco tradicional sobre la orientación sexual. Las chicas ocuparon el tercer lugar.  

 

En el año 2005, en el que concurso cumplía su 50º aniversario, y 10 años desde la primera participación de Rusia, sin ninguna victoria. A la luz de las declaraciones de los representantes de Ucrania y otras antiguas repúblicas soviéticas, para Moscú era realmente importante participar con dignidad. Sin embargo, la apuesta por Natalia Podolsk no surtió el efecto esperado: la cantante obtuvo el 15º puesto. No se había obtenido una clasificación tan baja en el país desde el año 1997.   Había que hacer algo: tal vez eran los participantes pelirrojos lo que no gustaba al público europeo. Así que en 2006 participó un atractivo moreno: Dmitri Bilán, que se hizo famoso después de la canción 'Yo soy un hooligan de noche, tengo una pistola'. Fue el primer intento por conquistar el Olimpo de la música con una camiseta blanca de tirantes.

 

Tal vez, si Bilán no se hubiese subido al piano, acto que al público europeo le pareció algo grosero, habría obtenido el primer lugar, pero eso no ocurrió y los ganadores resultaron ser una banda de rock finlandesa: Lordi. Bilán no se dio por vencido y comenzó a preparar una nueva actuación para el próximo concurso. En 2007, en Helsinki se presentó el grupo 'Serebro' consiguiendo el tercer puesto, dándole así al cantante un descanso de dos años.   Los participantes rusos pusieron todo su esfuerzo en la preparación de Eurovisión 2008. En el escenario de Belgrado también actuó Dima Bilán, sin el piano y sin camiseta de tirantes, aunque también de blanco, y esta vez acompañado del conocido patinador artístico Evgeni Plyúshenko y el violinista armenioVarazdat Hachumyán.  

 

Antes del concurso se rodó un videoclip para la canción 'Believe me' en el que aparecía un niño gravemente enfermo y al que el trabajo conjunto de los artistas ayudaba a pagar su operación de pulmones. El niño, por supuesto, sobrevive.  

 

O Dima Bilán cantó muy bien, o Evgueni Plyúshenko patinó a la perfección, o fue la melodía del violín de Varazdat, pero tras la victoria en Eurovisión, Dima Bilán llevó el concurso al estadio Olimpiiski de Moscú. Sin embargo, las paredes natales de Rusia no ayudaron: la representante rusa, Anastasía Prijodko, ocupó el 11º lugar, mientras que el violinista y cantante bielorruso Alexánder Ribak, representante de Noruega, ganó el primer lugar consiguiendo la mayor puntuación en la historia del concurso.    En la edición de Eurovisión de 2010 en Noruega, Rusia estuvo representada por el Colectivo Musical de Piotr Nalich, conocido en Europa gracias a la canción “Guitar” popularizada en Youtube. Su 'Lost and Forgotten' no consiguió tanto éxito y como resultado recibieron el séptimo lugar.  

 

No fue mucho mejor el resultado obtenido por Alexéi Vorovióv en el concurso del año pasado. Se llevó el noveno lugar.   De acuerdo con el crítico de música Artiomi Troitski, con el tiempo, el estilo ruso de las canciones va ganando un tinte más popular. En este contexto, no es de extrañar que en esta edición de Eurovisión 2012 que se celebrará en Azerbaiyán, Rusia lleve a las 'abuelas Buranóvo', un grupo de folclore de Malopurguinski, en región de Udmurtia, que interpretan en idioma udmurt éxitos rusos y extranjeros. La mayoría de los miembros del personal sobrepasan los 70 años, aún así, competirán con la canción 'Party for Everybody'. Sólo queda esperar que las abuelas superen el éxito de los representantes de Moldavia en 2005, Zdob si Zdub, con su canción 'Boonika bate doba' (La abuela toca la pandereta), y que el 'boom de las abuelas' que ha conmovido a Rusia acabe justificándose.