El campeonato mundial tendrá como protagonistas al actual poseedor del título, el indio  Viswanathan Anand, contra el maestro Borís Gelfand, oriundo de Minsk que emigró a Israel en los años 90. Estos dos miembros de la “vieja guardia” del ajedrez moderno se enfrentaron por primera vez en 1989. Kirsan Iliumzhinov, presidente de la FIDE (Federación Internacional de Ajedrez), dijo al Moscow Times que se podría caracterizar a Anand como “el trigre de Madrás”, mientras que  Gelfand es como “cognac añejo”.

En la rueda de prensa previa al torneo, Anand, de 42 años, negó que tras demasiados años en el punto de mira los resultados de la batalla en la que se iban a enfrentar fuesen predecibles. “La gente no es estática, evoluciona constantemente”, afirmó. “Y, además, ambos llevamos tiempo entrenando”. Gelfand señaló que la mayor parte de sus encuentros profesionales tuvieron lugar en los 90, y que casi no habían jugado desde entonces. Anand. el campeón mundial desde 2007, parte como favorito, a pesar de que ha estado en baja forma esta última temporada.

Tanto Gelfand como Anand han dicho que mantendrán bajo control sus supersticiones y manías, pero Gelfand, de 43 años, asegura que hay una cosa que no hará bajo ninguna circunstancia: “No pienso comer tortilla”, dijo.

Un lugar privilegiado

Las partidas, que tendrán lugar en el espacio reservado a las exposiciones temporales de la Galería Tretiakov, en un escenario construido a tal efecto, serán retransmitidas online. La tarea de comentar el juego, que supondrá un gran reto, será asumida por un equipo que trabajará por turnos y que incluye al icono del ajedrez británico, Nigel Short and y al maestro ruso Vladímir Kramnik.
 
A la ceremonia de apertura, que tuvo lugar el 10 y 11 de mayo en la Galería Tretiakov, asistieron millonarios magnates del petróleo, miembros del Kremlin y músicos de prestigio mundial. Otros rostros famosos en la ceremonia de apertura incluyeron al expresidente Mijaíl Gorvachov, al pianista Denís Matsuev, al exministro de Economía Alexéi Kudrin, la leyenda del ajedrez soviético Anatoli Karpov y el asesor económico en funciones del presidente, Arkadi Dvórkovich. “El enfrentamiento entre Gelfand y Anand va a ser uno de los más interesantes de la historia del deporte”, dijo Dvórkovich, que también es presidente de la Federación Rusa de Ajedrez. El propio Medvédev estará pendiente del torneo desde su oficina.

Los ajedrecistas jugarán durante dos días consecutivos y descansarán el tercero. También está previsto que tengan un día libre extra tras el duodécimo juego. Se jugarán doce partidas, más un desempate si fuese necesario. Cada partida puede durar hasta cuatro horas. Los jugadores disponen de 120 minutos para los primeros 40 movimientos, 60 minutos para los 20 siguientes y 15 minutos para terminar el juego. A partir del movimiento 61, tendrán 30 segundos adicionales para cada movimiento. El ganador será el primer jugador que acumule 6,5 puntos. El  premio, que se repartirá entre el ganador y el perdedor, asciende a 2,5 millones de dólares.
 
Anand empezó a jugar el jueves con las blancas y empató con Gelfand, a pesar de que este usó la defensa Grünfeld por sorpresa y de sus acostumbradas idas y venidas paseando al lado de la tabla. En su segundo encuentro del sábado el resultado también fue un empate.

Las partidas más interesantes tendrán lugar a finales del ciclo, predijo Ilyumzhinov, famoso por afirmar que ha sido abducido por extraterrestres. “Los boxeadores experimentados no se lanzan directamente a la lucha, sino que van girando en torno a su adversario, poniéndolo a prueba con algunos golpes”, dijo.

Ni Anand ni Gelfand están entre los tres primeros jugadores del mundo. Anand es el número 4, y Gelfand, por el contrario, solo ocupa la posición 22. La ausencia de participantes de alto nivel sorprendió al principio. Por primera vez, “el combate entre el legítimo campeón y el legítimo aspirante no va a significar batirse con el jugador más fuerte del mundo”, contó Garry Kaspárov, anterior campeón, a la revista 64 Chess Review.

El número 1 mundial, el noruego de 21 años Magnus Carlsen, se retiró del Ciclo de Candidatos de la Fide en el que Gelfand terminó ganando el derecho a desafiar a Anand.


Ajedrez y arte en la Galería Tretyakov

El ajedrez y la cultura se alinean para crear una perfecta sinfonía, un mosaico en Moscú. El 10 de mayo comenzó el campeonato mundial de ajedrez entre el actual campeón mundial, el indio Viswanathan Anand y el israelí Boris Gelfand, ganador del torneo de aspirantes. El campeonato se celebra en la Galería Tretyakov, el célebre museo de arte ruso que acogerá un torneo de ajedrez por primera vez en su historia. En un principio, la FIDE (Federación Internacional de Ajedrez) propuso a Londres como sede del torneo, pero la capital británica retiró la oferta tras encontrar una serie de problemas con la organización. Posteriormente, se anunció un concurso público del que salió la actual sede. En este concurso Moscú ganó a la ciudad natal de Anand, Chennai. La FIDE anunció los resultados en agosto del pasado año. El plan inicial era que el torneo se celebrase en el centro de innovación de Skólkovo (el Silicon Valley ruso), fuera de Moscú, pero posteriormente, surgió la idea de la Galería Tretiakov. El 20 de febrero de este año, la Federación Rusa de Ajedrez y la administración del museo firmaron un contrato para acoger el torneo.

La decisión de la sede fue acogida con grandes alabanzas entre los jugadores y el público. La elección de la Galería Tretiakov la tomó Andréi Filátov, amigo de Gelfand desde sus tiempos de estudiante.

Una cita con los antiguos maestros: la mina del célebre arte ruso

La Galería Tretyakov es uno de los mayores museos de arte del mundo, una cámara del tesoro del arte ruso. Fue fundada en 1856 por Pavel Tretiakov, un rico comerciante que la donó a la ciudad de Moscú en 1892. La galería es además un importante centro de investigación, donde las piezas son restauradas, examinadas y difundidas. Actualmente, el museo alberga más de 170.000 piezas creadas entre los siglos XI y XXI, incluyendo obras maestras reconocidas internacionalmente. El torneo de ajedrez se celebrará en el Edificio de Ingeniería de la Galería. Esta ala tiene tres pisos; los dos primeros se utilizan para exponer arte clásico y contemporáneo.


Andréi Filátov es un un empresario de 41 años, para el que el ajedrez es más que un pasatiempo. Terminó la escuela deportiva en Dnepropetrovsk como Maestro Candidato Deportivo de la URSS en ajedrez (título deportivo), y, entre finales de los años 80 y principios de los 90, estudió en la Academia Deportiva de Minsk, donde conoció a Borís Gelfand, con quien trabó amistad.

Este personaje no es una figura pública; su nombre rara vez aparece en los medios rusos, y tampoco está relacionado con los círculos de ajedrez. Filátov mismo admitió que ha visto al presidente de la FIDE, Kirsan Ilyumzhinov, en muy pocas ocasiones. La decisión de Filátov de patrocinar el torneo (con un premio de 2,5 millones de dólares), fue impulsado principalmente por el deseo de apoyar a su amigo Borís Gelfand y de promocionar el arte ruso. Este millonario goza ya de una reputación como espónsor de ajedrez: recientemente, pagó la restauración de la lápida funeraria del famoso Gennadi Timchenko, el millonario dueño del gigante exportador de petróleo Gunvor, que según los rumores está próximo al presidente Vladímir Putin, también patrocina el evento. Timchenko contó al Moscow Times que apoyó la iniciativa porque quería que el ajedrez recuperase el prestigio que tenía durante la época soviética, pero admitió que él no sabía jugar. “Yo no juego al ajedrez. A mí me gusta el hockey”, confesó.

El excampeón del mundo, Vladímir Kramnik, es optimista. “En 2008 jugué contra Anand en un gran centro de arte en Bonn. Allí siempre se celebran exposiciones, hay mucha gente culta y con interés. Es el punto de encuentro perfecto. La idea de Andréi Filátov es perfectamente lógica: muchos de nuestros seguidores pertenecen al mundo de la cultura. Todas estas áreas están interconectadas: música, pintura, ajedrez, ciencia. Toma como ejemplo a cualquier aficionado al ajedrez, seguro que es un doctor o un músico. Es obvio que celebrar el torneo en un gran museo de fama mundial es una ventaja importante para el ajedrez”.

Durante la competición que enfrentará a Anand y Gelfand, se celebrarán también muchos otros torneos en Moscú, en los que participarán leyendas del ajedrez. La Federación Rusa de Ajedrez, en colaboración con la Galería Tretiakov, ha preparado un programa para jóvenes ajedrecistas, que viajarán a Moscú desde todos los puntos de Rusia. Incluye talleres de ajedrez, partidas múltiples con famosos Grandes Maestros, junto con tours a museos y conferencias sobre historia del arte.

El campeonato del mundo de ajedrez se celebra en la Galería Tretiakov, 12 Lavrushinsky Pereulok. Metro: Tretyakovskaya. www.moscow2012.fide.com