Nikolái Alexeyev, famosos activista a favor de los derechos civiles de la comunidad homosexual, fue detenido y multado por lucir una pancarta en la que se leía “La homosexualidad no es una perversión. Lo que es una perversión es el hockey y el patinaje sobre hielo”, en referencia a Faína Ranévskaya, actriz soviética que con este absurdo grito criticó la ilegalización de la homosexualidad bajo el régimen bolchevique.

Alexeyev se convierte así en el primer afectado de esta nueva legislación que el ayuntamiento de San Petersburgo aplica desde el pasado mes y que supone una regresión en los derechos de los homosexuales. La homosexualidad, tipificada como delito durante los años soviéticos, se despenalizó en 1993. Ahora otras ciudades como Samara o incluso Moscú se plantean aprobar leyes similares a la que se aplica ahora en la antigua Leningrado.

"Lo que está pasando hoy en San Petersburgo es absurdo", ha señalado Alexeyev. "Estoy feliz de que hayan firmado la primera sentencia, muestra (...) que puede aplicarse a cualquiera".

Uno de los puntos más controvertidos de esta nueva ley reside en sus múltiples interpretaciones, ya que se habla de “hacer propaganda de la homosexualidad”, lo que da margen a reprimir cualquier acto, presentación de libros, charla o reunión bajo el pretexto de ser propaganda.


Los promotores de esta ley aseguran que “la propaganda de la homosexualidad ha adquirido una gran fuerza en Rusia” según la cual, “la familia, la maternidad y la infancia, en su concepción tradicional, (…) representan los valores que aseguran el relevo generacional de manera ininterrumpida” y el “mantenimiento y desarrollo” de los pueblos de Rusia, y por ello, “necesitan una defensa especial por parte del Estado”. “A los niños -afirma- hay que defenderlos de “los factores que influyen negativamente en su desarrollo físico, intelectual, psíquico, espiritual y moral”.

Otro punto fuertemente criticado es que la ley castiga igualmente hacer propaganda de la homosexualidad como de la pedofilia, equiparando así la primera, una tendencia sexual, con la segunda, un delito tipificado por la legislación de la Federación Rusa.