Teherán pidió hoy a Occidente medidas prácticas para ganarse la confianza del pueblo iraní, tras mantener consultas con Moscú y Pekín sobre la próxima negociación en materia nuclear con el Grupo 5+1, compuesto por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania.

El subsecretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, Ali Bagueri, tras regresar de una gira por Rusia y China, dijo hoy a los periodistas en Teherán que el 5+1 debe reconocer los derechos nucleares de Irán dentro del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear, que permite el uso pacífico de la energía atómica.

Bagueri recalcó que conversó en Moscú y Pekín con altos cargos de sus gobiernos sobre cuestiones "serias e importantes" de las que se tratarán en el próximo encuentro entre Irán y el 5+1 el próximo 23 de mayo en Bagdad en relación con el programa nuclear iraní.

El la anterior reunión, en Estambul el 14 de abril pasado, Irán y el 5+1 aceptaron un proceso de negociación basado en el plan "paso a paso", propuesto el pasado año por Rusia, que contempla que haya concesiones mutuas por ambas partes y que se plasmará en un marco que se debe elaborar antes del encuentro de Bagdad, dijo Bagueri.

Bagueri y la subsecretaria general para Asuntos Políticos del Servicio Exterior Europeo, Helga Schmid, son los encargados de preparar un borrador sobre el marco de cooperación antes de la reunión de Bagdad.

Irán ha manifestado repetidamente que espera el levantamiento de las sanciones impuestas por EEUU y la UE en la reunión de Bagdad.

Hace dos días, Gholam Ali Hadad Adel, diputado y asesor del líder supremo, ayatolá Ali Jamenei, dijo que "nuestra espectativas mínima es que se anulen las sanciones" financieras y petroleras impuestas por EEUU y la UE a Irán.

Estas sanciones han provocado graves problemas de transferencia a su sistema bancario y a la disposición de divisas circulantes, además de dificultades para la extracción y exportación de petróleo y gas.

El interés del entorno de Jamenei, habitualmente reacio a pactar con Occidente, por el éxito de las conversaciones con el 5+1, permite esperar acuerdos en la negociación sobre el programa nuclear iraní.

En esas negociaciones, los países occidentales han apuntado que esperan que Irán de mayores facilidades para la inspección internacional de sus instalaciones supuestamente relacionadas con el programa nuclear y una eventual parada del enriquecimiento de uranio al 20 por ciento.

También el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Ramin Mehmanparast, ha dicho que espera que la reunión entre Irán y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), a mediados de mayo en Viena, facilite una mayor cooperación con las potencias del Grupo 5+1 en su encuentro de Bagdad.

Irán está sometido a sanciones de la ONU, de la UE, EEUU y otros países debido a las sospechas del que su programa nuclear, que pretenden que se paralice, tiene una vertiente armamentista, lo que Teherán niega y asegura que es sólo civil y pacífico, por lo que no tiene intención de abandonarlo.

Israel y EEUU han amenazado a Irán con ataques para frenar su programa nuclear, a lo que Teherán ha respondido que dará una respuesta "aplastante" a cualquier agresión, lo que podría causar un conflicto de consecuencias imprevisibles en una zona esencial para suministro de petróleo y gas natural en el mundo. EFE