Rusia Hoy charló con el presidente de la Junta Central de la Unión de Motoristas de la Región de Tver, Gesha Patriot, que contó la historia del evento. “Participo desde los 14-15 años y lo conozco perfectamente”, declaró. “Antes las reuniones eran mucho más caóticas. Hasta este mirador [Vorobiovii Gori] venían motociclistas de diferentes partes de Rusia. A las 4 de la mañana arrancaban los motores y trataban de llegar lo más rápido posible hasta el aeropuerto de Vnukovo, donde se tomaban un café. El problema era que tanto la policía como otras estructuras estatales les impedían el paso y muchos moteros, de diferentes edades,  murieron. Actualmente, este evento es algo más que un encuentro de los moteros rusos. Se trata de un triunfo simbólico sobre el sistema, porque como podemos ver, todos están con nosotros. Por ejemplo, el Ministerio de Interior mantiene el orden y proporciona seguridad a los moteros, e incluso la policía participan en 'la inauguración'”, ha declarado. A la pregunta: “¿Por qué vuestro club se llama 'Los Lobos Nocturnos'?, contestó: “Porque somos como lobos. Hemos tenido que luchar para obtener nuestro lugar en el sol”.

Los otros participantes de este festival también estaban contentos y compartieron sus sentimientos sobre lo que estaba sucediendo. Les encanta sentirse parte de la vida de los moteros y les gusta participar en eventos como este. Ninguno de ellos se arrepintió de conectar su vida con el ruido de motores. Según las palabras del Cirujano, presidente de “Los Lobos Nocturnos», la vida de la moto es el destino.

La celebración continuó en el club Sexton de la capital.