El funcionario aseguró que en la práctica "la recomendación" de Popovkin se convertirá en una obligación, ya que los pasaportes de los empleados de Roscosmos se guardan en departamentos especiales de sus centros de trabajo.   "Los pasaportes son devueltos a los trabajadores tras cumplir una serie de formalidades, por lo que el portador de secretos no podrá salir al extranjero de forma incontrolada", según el funcionario de la agencia.  

La prohibición también afecta a las organizaciones y empresas que colaboran con Roscosmos, y también a aquellas que en virtud de un contrato con el Estado se encargan de trasmitir informaciones que contienen secretos o datos relevantes.   Así, los empleados de los bancos que manejan informaciones sobre la producción de la agencia espacial ya no podrán viajar a la playa este invierno a menos que demuestren que es absolutamente necesario para su salud, precisó el funcionario consultado por Izvestia.   "Si durante su periodo vacacional el poseedor de los secretos debe acudir al extranjero para seguir algún tratamiento médico que no se presta en Rusia obtendrá la autorización para viajar", explicó.  

La jefa de prensa del director de Roscosmos, Anna Védisheva, aseguró a Izvestia que la agencia no pretende prohibir los viajes, sino ordenar las salidas al extranjero de las personas en posesión de información secreta.   Por su parte, el jefe de prensa de la agencia espacial, Alexéi Kuznetsov, afirmó que la carta de Popovkin es una circular interna que se inscribe en otras normativas superiores relativas a la salvaguarda de información secreta.EFE

Todo el contenido pertenece a EFE cualquier difusión requiere de autorización previa a la agencia.