El Ballet Nacional de España, dirigido por Antonio Najarro prensenta en Rusia un repertorio flamenco, que les llevará a Moscú y Chebaksari, la capital de la República de Chuvasia, en un intento de extender el arte español no sólo por las grandes capitales rusas, si no por todo su territorio. En San Petersburgo el lleno fue total en el Teatro Mariinski.