La respuesta ha sido redactada por Elena Nóvikova


Un viaje a Rusia puede ser toda una aventura para los españoles, sobre todo si uno va a Rusia por primera vez. Es un país muy diferente en cuanto a clima, comida, horarios, costumbres, idioma y etc. Por lo tanto, es mejor ir bien preparado e informado para evitar situaciones desagradables, como la que ha pasado a una chica de Cataluña que se ha mareado en el metro de Moscú impresionada por la profundidad del subterráneo ruso. Otro chico español ha llegado a pasar dos horas en el metro buscando una estación porque no encontraba ni una palabra escrita con letras latinas. Las paradas y las direcciones en el metro están solamente en cirílico, por lo tanto, es mejor llevar un mapa en español o en inglés.

La visita a Rusia para muchos españoles que prefieren organizar el viaje por su cuenta, empieza en el Consulado de Rusia en Madrid o Barcelona. Para entrar en Moscú hace falta tener un visado. Hay varias formas de conseguirlo. La forma más correcta, pero la más lenta, es presentar los papeles en el consulado en persona, aunque hay que solicitar una cita con uno o dos meses de antelación. Aparte del pasaporte los viajeros tienen que presentar el seguro de asistencia médica (que cuesta unos 50 euros), la reserva del avión y el voucher turístico que suele causar problemas a los turistas. El voucher no equivale a una reserva hotelera, es una especie de invitación emitida por el hotel ruso que confirma el pago realizado por su estancia en el hotel. Si resulta muy incómodo pagar por el hotel de antemano, se puede acudir a la página web de agencias especializadas en el trámite de vouchers (como www.visahouse.com) que se encargarán de prepararlo por unos 40-60 euros. Después, los turistas deben pagar 35 euros en el propio consulado por el visado que estará hecho en 3-5 días. También se puede obtener en el día por 70 euros.

Para evitar la visita al consulado, se puede recurrir a agencias (como Iberrusia) que prestan su ayuda en el trámite del visado: se ocuparán de preparar el voucher y de llevar sus papeles, Aunque hay que tener en cuenta que cobrarán 75 euros por conseguir el visado en 10 días y 140 euros por prepararlo todo con urgencia.

Si va a alojarse en un hotel o un hostal de Moscú ha de saber que los precios en la capital rusa son más altos que en España. La habitación en un hotel de dos estrellas le valdrá entre 1600-2800 rublos (40 y 70 euros), en un hotel de tres estrellas – 3400-4000 rublos (85-100 euros) y por cuatro estrellas habrá que pagar más de 5200 rublos (130 euros). Los hostales son una opción más económica: una habitación individual le costará unos 1600 rublos (40 euros), la habitación doble – entre 2000-2400 rublos (50 y 60 euros). Por una cama en una habitación para seis u ocho personas le cobrarán tan sólo 600-800 rublos (15-20 euros). Pero la mejor forma de ahorrar en el viaje es buscar un alojamiento a través de www.couchsurfing.com, una red social que permite al turista encontrar un techo gratuito en cualquier punto del mundo a cambio de una invitación recíproca en su país de origen.

Para moverse por Moscú la manera más cómoda es usando el transporte público que además no sale nada caro. Un viaje en metro cuesta 28 rublos (0,7 euros) y es válido en todas las zonas del subterráneo. Por un viaje en el autobús cobran 30 rublos (0,75 euros). Si necesita coger un taxi para llegar al aeropuerto, le valdrá entre 800 y 1500 rublos (20-35 euros) en caso de que la capital no esté demasiado atascada.

El programa cultural también requiere ciertos gastos. Una entrada a la famosa Galería Tretiakóvskaya vale unos 360 rublos (9 euros) para un adulto y unos 220 rublos (5,5 euros) para un niño. Una visita guiada para un grupo de 20 personas cuesta 2400 rublos (60 euros) que se convierten en 1600 rublos (40 euros) en caso de que los turistas no necesiten el servicio del intérprete.

En cuanto a los precios de la comida en la capital rusa, Moscú confirma la fama de ser una de las ciudades más caras del mundo. Un menú del día en un restaurante normal cuesta unos 10 euros. Si quiere pedir la carta tendrá que pagar el triple: 200-400 rublos (5-10 euros) por una ensalada o una sopa, 250-400 rublos (7-10 euros) por el segundo plato, 200-400 rublos (5-10 euros) por un vaso de vino, 200-300 (5-7) euros por un postre. Muchos españoles que vienen a Moscú por primera vez se quedan impactados por el precio de un café que es de 150-200 rublos (3-5 euros) aproximadamente. Desayunar un bollo o un bocadillo y tomar un café o capuchino le va a costar unos 280-400 rublos (7-10 euros).

A pesar de ser una ciudad bastante cara y muy distinta a las capitales europeas, Moscú es un lugar increíble y muy acogedor. Si elige este ciudad como próximo destino para sus vacaciones no se arrepentirá de haberla conocido.

Subir